Una fuente de agua en la oficina, rentabilidad a la vista

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Las fuentes de agua que se instalan en las oficinas suponen un ahorro de dinero importante para las empresas, de una forma directa, pero a la vez de una manera indirecta y efectiva.

Así, a cambio de una inversión mínima el empresario consigue:

- Evitar pérdidas de tiempo y, por consiguiente, aumentar el rendimiento de los trabajadores, al evitar salidas a la calle o desplazamientos inútiles de los empleados dentro del horario laboral. Las fuentes de agua ofrecen a los empelados un servicio de agua de la que pueden disponer en todo momento y todas las veces que lo deseen, sin que tengan que salir fuera del centro de trabajo a adquirirla.

- Mejorar la salud de los trabajadores. Estas fuente de agua permiten una hidratación regular de los mismos empleados, que repercute de forma positiva directamente en su salud. Las fuentes ofrecen agua ilimitada y de fácil acceso, un bien vital para compensar las pérdidas en las reservas de agua del organismo, fruto del trabajo físico e intelectual.

- Controlar el gasto económico. Una fuente de agua habilitada no solo para el uso de los trabajadores, sino también para los clientes que acuden a la empresa, ya que permiten conocer el gasto que se hace por ese concepto (el agua), que a la vez puede ser considerado como una fórmula de publcidad. Esta fórmula aplicada en las fuentes de agua mineral, las que se recargan con botellones permite utilizarlas como objeto de marketing, ya que en la actualidad ya hay muchas empresas comercializadoras de estas fuentes de agua que permiten un servicio adicional de personalización publicitaria de las fuentes.

fuentes de agua en la oficina

Por lo tanto, es importante tener en mente que estas fuentes de agua instaladas en las oficinas pueden rentabilizarse tanto de forma directa como indirecta.

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE