Una taza de café al día para alimentar la productividad día a día

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


iStock_000019793162_LargeUna buena taza de café al día aumenta de forma continua el rendimiento de los trabajadores, y esto se debe, en gran medida, a la cafeína que contiene.

El café es el estimulante mental que eligen la mayoría de los trabajadores para mantenerse concentrados y creativos durante su jornada laboral. Aunque quizá muchas personas ya lo han experimentado en su propia piel, ahora, los resultados de unos estudios recientes confirman que la cafeína, el psicoactivo más consumido del mundo, capaz de amplificar y concentrar las capacidades tanto físicas como mentales. Estos estudios, basados en los conocimientos y avances producidos en el campo de la neurociencia, enseñan la forma en que la cafeína activa algunas funciones cerebrales básicas, como la atención, la concentración, la planificación y la resolución de problemas.

El mecanismo es el siguiente: esta cafeína actúa en el cerebro, bloqueando un neurotransmisor, la adenosina, que hace que aumenten otras sustancias como la dopamina o la norepinefrina, que aceleran la actividad cerebral. Además, al aumentar los niveles de adrenalina el cuerpo se para realizar un esfuerzo físico importante, ya que dicha hormona hace que las células grasas descompongan la grasa corporal, liberándola en forma de ácidos grasos libres, que el organismo usa como combustible a la hora de hacer ejercicio, por lo que, por lo tanto, la cafeína también ayuda a mejorar el rendimiento físico, necesario en muchos trabajos.
En definitiva, está científicamente probado que el café aumenta la capacidad de concentración y el rendimiento físico, por lo que a muchos trabajadores, antes de empezar una tarea que requiera mucha concentración, les puede ser de gran ayuda poder llenarse la taza con café, de forma que al mejorar la concentración de los trabajadores a la vez que les proporciona energía, la mejora continua de su productividad también será tangible.

Por otro lado, diversos estudios muestran que los bebedores de café podrían tener un 65% menos de posibilidades de padecer la enfermedad de Alzheimer, y entre un 32 y un 60% de sufrir la enfermedad del Parkinson y parece que la cafeína es la principal responsable de este efecto protector, ya que en dichos estudios los bebedores de café descafeinado no mostraron ninguna ventaja al respecto.
A la lista de los efectos del café en la mejora de la salud hay que añadirle su efecto protector del hígado que evita las cirrosis, así como una reducción del 25 % en las probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas.

Y por último, pero no menos importante, no hay que obviar otros beneficios del café corroborados por fuentes reconocidas como la Clínica Mayo y la Escuela de Medicina de Harvard, que recomiendan el consumo habitual de café para reducir el riesgo a sufrir diabetes, Estos estudios han mostrado que las personas que consumen café tiene un riesgo entre un 23 y un 50% menor de padecer diabetes.

En este sentido, el efecto protector del café y de su cafeína consumidos de forma regular ante todas estas enfermedades puede colaborar también a reducir el absentismo laboral y las bajas por enfermedad, y a mantener de esta forma la productividad de la empresa, para que mejore día a día.


Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE