Sin prisa pero con pausa, ¡y con un buen café!

Escrito en Bienestar en la oficina el por .

ConversationCada día se beben más de 800.000 millones de tazas de café en todo el mundo, un número que además está creciendo a un ritmo anual de 1.5%.
Y es que hay muchos motivos por los que el café se consume cada vez más a lo largo de todo el día y en cualquier lugar, ya sea en un bar, en casa o también en el trabajo, gracias a las máquinas de café que muchos empresarios deciden instalar en sus oficinas para mejorar la salud de los trabajadores, y también para mejorar el clima laboral

• Por un lado, beber café es una forma de hidratar el cuerpo, ya que el agua es su ingrediente principal. Una taza de café de 150 ml corresponde al 10 % de los requerimientos diarios de agua provenientes de las bebidas. Además, el café soluble casi no contiene calorías (solo 2 kcal por taza), mientras que el café pasado o espresso tienen solo 5 kcal por taza. Por lo tanto, el café puede contribuir de una manera agradable a sus necesidades diarias de ingesta de líquidos.

• Y quizá más importante aún, si lo enmarcamos en la función potenciadora de un clima laboral agradable, hacer una pausa en el trabajo para tomar un café constituye muy a menudo una forma de relacionarse con otras personas, como ocurre alrededor de la mesa de un bar o restaurante, pero también alrededor de una máquina de café como las que se instalan en las cocinas o las salas de reuniones de las oficinas. En la actualidad hay empresas comercializadoras de máquinas de café que ofrecen una amplia oferta de posibilidades, y que ofrecen así una alternativa fantástica para evitar que los trabajadores bajen al bar a hacer el descanso, y se reúnan todos alrededor de la máquina de café; algo que sin duda favorece un mejor clima laboral, y repercute directamente en su bienestar.

• En relación con esta mejora general del ambiente de trabajo, Según un estudio de la universidad de Harvard, el riesgo de sufrir depresión disminuye al aumentar el consumo de café, y demostró que mujeres que consumieron cuatro o más tazas de café al día desarrollaron la depresión en un 20% menos de los casos. Este efecto protector se debe, en concreto, a la cafeína del café, ya que las mujeres que consumían descafeinado no mostraron ninguna mejora. Un dato que corrobora la capacidad del café de mejorar el ánimo de las personas y, por lo tanto, de propiciar unas mejores relaciones entre personas y, en el caso que nos ocupa, entre trabajadores.

Por lo tanto, en el ámbito laboral, el café ofrece un bienestar doble, físico y social, al actuar como herramienta a de socialización y conseguir un ambiente más relajado y optimista en la empresa, y en definitiva, un clima laboral más positivo.

Post relacionados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *