Agua con limón, sales y minerales de un tirón

Agua y Café

El agua con limón es una combinación perfecta para hidratar el cuerpo, pero con el valor añadido de las propiedades aportadas por el limón, ya que este cítrico ayuda a recomponer el organismo con las sales y los minerales que ha perdido debido a la deshidratación. El agua con limón es, por lo tanto, una forma natural de recuperar el agua del organismo.

Además, esta combinación natural ofrece otras ventajas también muy importantes, ya que está muy recomendada para situaciones de temperatura, humedad y calor excesivos combinados, o en caso de diarrea, todas ellas situaciones que se reproducen con mucha frecuencia, sobre todo en los meses de verano.

Para conseguir la proporción más saludable entre ambos elementos, hay que mezclar el zumo de dos limones en un litro de agua y, si se desea, incluso se le puede añadir un poco (aunque solo un poco) de bicarbonato o de sal, con el fin de incorporarle un extra de sales y de minerales.

El agua con limón tiene otro uso curioso pero poco conocido, ya que permite aliviar los picores que sufren algunos enfermos hepáticos. De esta forma, las fricciones con zumo de limón y también con agua con limón pueden resultar muy refrescantes en verano, mejorar el tono de la piel de cualquier persona, pero además, también ayuda a las personas con problemas de hígado a reducir la sensación de escozor que sufren a menudo.

Por último, es importante tener en cuenta que no es lo mismo una preparación de agua con limón que lo que se conoce como limonada. La gran diferencia entre esta receta y la de una limonada es que a estas últimas se les suele añadir azúcar, con lo que se consigue un efecto contrario al deseado. El azúcar o cualquier otro edulcorante aumenta la sed, lo que crea más necesidad de beber agua, un efecto que precisamente se quiere evitar con la citada preparación de agua con limón.