Agua para niños

Agua y Café

El organismo de los adultos padece cuando se deshidrata, pero el de los niños todavía más. Es importante controlar que no dejen de tomar agua, y sino basta con hacer uso del sentido común y echar un vistazo a los datos de diferentes estudios al respecto, para tener en consideración los riesgos de la deshidratación y los beneficios del agua para la infancia.

Un lactante se alimenta solo de leche materna, que es fundamentalmente agua. Además, apenas una pérdida del 2% del agua corporal de un niño produce una reducción del rendimiento escolar, de las actividades físicas y mentales del orden del 20%, mientras que una pérdida de un 1% más, es decir, una pérdida global de un 3%, puede conducir un efecto denominado golpe de calor, al que los niños están más expuestos que los adultos.

Otro dato significativo al respecto es que, teniendo en cuanta que el 80% del cerebro humano es agua y que este órgano resulta esencial para la transmisión neurológica y la maduración mental del niño, se puede comprender la importancia de un estudio médico que ha demostrado que, en los niños y los jóvenes, no beber agua durante un tiempo superior al normal, reduce en un 10% su rendimiento cognitivo.

El pediatra F. Batmanghelidj va aún más lejos en sus conclusiones y se centra incluso en la importancia que tiene la forma de beber agua, afirmando que una ingesta regular y constante de agua durante la infancia puede reducir el desarrollo del asma en los pequeños.

Por todos estos motivos es tan importante inculcar a los niños y a los jóvenes desde los primeros años de vida el valor de tomar agua con regularidad, por el bien de su salud y su bienestar.

Así, unos niños acostumbrados a beber agua desde pequeños, serán también unos adultos bien educados en este sentido, con unos hábitos favorables, para los que el agua constituirá una solución natural para la conservación de sus condiciones orgánicas, de manera sencilla e instintiva.

zp8497586rq