Cenas rápidas para niños: cómo alimentarlos bien sin complicarte la vida

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


Uno de los valores más preciados de la vida contemporánea es el tiempo. Prácticamente todos nos quejamos de que andamos faltos del mismo y que no llegamos a todo. Esto realmente puede llegar a ser un problema, sobre todo cuando lo que dejamos de hacer son cosas importantes, como estar con nuestra familia o cuidarlos como necesitan y se merecen.

Por ejemplo, los niños necesitan alimentarse bien, tomando los nutrientes y otros elementos fundamentales para su correcto crecimiento y desarrollo físico y mental. Una de las comidas más importantes del día es la cena, ya que es el momento de compensar algún déficit alimentario que hayan podido tener durante el día.

 

 

 

Si notas que te falta tiempo para preparar unas cenas adecuadas para tus hijos, este post te resultará especialmente interesante, puesto que te damos ideas y claves para prepara cenas rápidas para niños.

cenas rápidas para niños

Pero no cualquier cena, sino de calidad, sabrosas y divertidas.

 

5 recetas de cenas rápidas y sanas para niños

  • Sopa de verduras y patata. Una receta saludable que aportará a los niños toda la energía que precisan en una edad en la que casi nunca paran quietos. Una opción es añadir jamón cocido para aquellos niños a los que les cuesta horrores tomarse las verduras.
  • Puré de verduras y albóndigas de pollo. Se trata de un plato que se puede tomar tanto para cenar como para comer al mediodía. Su principal valor es que aporta unas importantes cantidades de proteínas y de hierro.
  • Revuelto de verduras. Esta receta se puede preparar con una gran variedad de ingredientes: puerros, zanahorias, patatas, calabacines, etc, a los que se les añade un huevo para poder hacer el revuelto. Aporta muchas proteínas y minerales.
  • Revuelto de espinacas con arroz hervido. Un plato que proporciona cantidades importantes de hidratos de carbono y proteína, siendo muy efectiva para prevenir el estreñimiento y la anemia.
  • Crema de verduras y pechuga de pollo. Otro plato fantástico para aportar una buena dosis de energía para acabar a tope de fuerzas el final de día. Es tan completo que aporta también proteínas,  vitaminas de diversos tipos y fibra.

Una  cena saludable debe tener las siguientes características: ser liviana y ligera para que no entorpezca la digestión y permita disfrutar de un sueño reparador, pero al mismo tiempo debe aportar los nutrientes necesarios.

También es importante que, si notamos que el niño no ha tomado algún tipo de alimento esencial durante el día, lo compense durante la cena. Por ello, nuestra recomendación es apuntar lo que come el niño durante el día (en casa o el comedor escolar) y a lo largo de la semana. De esta manera, nos será muy sencillo planificar una cena con esos ingredientes faltantes y garantizar que nuestros hijos comen de todo y en las raciones adecuadas.

No cabe duda de la importancia de una buena alimentación, si déficits en nutrientes esenciales ni excesos en grasas o azúcares, para el correcto desarrollo de los pequeños. Nunca hay que perder de vista la dieta mediterránea, considerada por los expertos una de las más variadas y sanas del mundo.

 

Post relacionados:

 

[cta_generico id=14075]

Alimentación y recetas
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE