Claves de una buena encuesta de satisfacción laboral

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


Conocer a tus empleados y su plenitud y realización personal dentro de la empresa, es clave para saber si vamos por el buen camino como dirigentes o no. Pues ya se sabe: una empresa sin trabajadores felices, no puede durar mucho.

Todos somos un equipo, y sin esos trabajadores que remen con fuerza y decisión, jamás conseguiremos llevar el barco a su destino.

Ahora bien, ¿cómo saber el nivel de satisfacción de los empleados? La respuesta es obvia: mediante una encuesta.

Encuesta de satisfacción laboral, o de clima laboral, es una poderosa herramienta de diagnóstico (no de solución) para detectar todos aquellos fallos internos que deben mejorarse.

 

 

¿Cómo hacer una buena encuesta?

Hay algunas cosas que son importantes de aplicar; veamos algunas de ellas:

  1.  Que sea de carácter anónimo. Una encuesta anónima permitirá a los trabajadores responder con más tranquilidad y sinceridad, pues al no llevar nombre, no temen hacer o decir algo que pueda ocasionarles problemas.
  2. Amplia tus horizontes. Dar cosas por sentado puede ser un gran error. Aquello que tú crees que funciona a la perfección, para el empleado puede que no sea así.
  3. Pídeles su opinión sobre qué hay que mejorar. Hacerles partícipe es clave para que se sientan con fuerzas para ser sinceros e involucrarse, ya no sólo en el cuestionario, sino en el día a día. Se sentirán parte de la empresa, y lo darán todo por ella.
  4. Haz un análisis después. No basta con tener los resultados de las encuestas: debes hacer algo con ellos.

encuesta satisfaccion

El análisis

Hay que tener en cuenta que el análisis no parte de la nada: antes de llegar a este punto, antes incluso de redactar la encuesta, hemos de preguntarnos a dónde queremos llegar. ¿Cuál es el objetivo? Según nuestras intenciones, encaminaremos la encuesta hacia una dirección, o hacia otra, y por ende, el análisis también.

Una vez recojas todos los datos obtenidos, es fundamental que crees un plan de mejoras. Las mejoras pueden ir desde una mayor limpieza en el local, hasta adquirir una maquinaria necesaria para la empresa. ¿Qué queremos decir con esto? Que la economía que requiera invertir puede variar mucho. Desde algo totalmente gratuito (como por ejemplo, simplemente cambiar la actitud en el trabajo), hasta algo muy sufrido económicamente. Cuando esto suceda, hay que barajar posibilidades. No queremos ni podemos quedarnos en la ruina, entonces, ¿qué se puede hacer? ¿recortar de aquí para implantar a allí? Baraja, planea, lleva a cabo varias posibilidades. Comprueba el cash flow y si lo requiere realiza otro con las distintas opciones. Finalmente, elige la más rentable en todos los aspectos.

El cuestionario, pues, debe ayudarnos a saber cómo encaminaremos nuestros próximos pasos como directivos. Todo lo que puedas averiguar es fundamental. ¿Está el empleado satisfecho con su sueldo? ¿Está de acuerdo con la filosofía de la empresa? ¿Sabe cuál es la filosofía de la empresa? ¿Cree que la empresa tiene fallos? Si encuentras algún punto de quiebra, ya sabes por dónde empezar.

 

Post relacionados:

 

felicidad en el trabajo
RRHH
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE