Cómo beber agua: pautas para una óptima hidratación

Agua y Café

Aunque te parezca sorprendente, según un estudio de la Universidad de Zaragoza la Universidad Rovira i Virgili, un 80% de los niños y adolescentes españoles debería mejorar su hidratación. En el caso de los adultos tampoco puede decirse que se hidraten mejor. Una gran parte de los trabajadores reconoce que no bebe la suficiente agua durante su jornada laboral. Por eso, a pesar de la sorpresa, conviene repasar cómo beber agua de manera óptima. En este artículo te damos las claves para lograrlo.

 

Haz click y descarga el ebook gratis "Agua, Bienestar y Saludl"

La importancia de la hidratación

Hidratarse es fundamental para la salud, el bienestar y rendimiento físico de toda persona. ¿Sabías que un cerebro bien hidratado funciona mejor? Las células cerebrales reciben más sangre oxigenada si hay una buena hidratación y eso repercute en que se mantenga alerta. Por eso la hidratación previene la fatiga mental y física.

Debes ingerir la cantidad de agua recomendada al día (por lo menos unos 8 vasos) a lo largo de la jornada. No es suficiente con beber dos litros de agua al despertarte y no volver a hacerlo el resto de la jornada. ¿Por qué? Porque el agua que tomas por la mañana en ayunas la expulsas de tu cuerpo muy rápidamente a través de la orina.

Aunque es muy conocida la recomendación de los 8 vasos diarios, cada persona es un mundo, y la cantidad de líquido que se debe beber varía según el estilo de vida, la dieta y la actividad física que se realice.

Además, conviene que de toda la ingesta de líquido diario, entre el 75 y 80% provenga de bebidas como el agua, y el resto (20-25%) de los alimentos.

Cómo beber agua de forma óptima

Te recomendamos seguir estas pautas:

  • Toma agua cuando antes de dormir y cuando te despiertes. Durante el sueño el cuerpo pierde agua, por lo tanto es recomendable tomar agua antes de dormir para compensar la pérdida y al despertar para no sentirte tan deshidratado. Con estos simples gestos, además, ayudas a eliminar las toxinas que se acumulan durante la noche.

  • Bebe de 8 a 12 vasos de agua al día. Debes partir de la base de que una persona de 54 kilos necesitará al menos 8 vasos para recuperar las pérdidas. Una buena referencia para saber si tienes que beber más agua es el color de la orina. Debes mantenerla lo más clara posible. Vigila también que no te excedas. Puedes poner el tope en 16 vasos al día, más de eso podría ser contraproducente.

  • Bebe el agua que necesites poco a poco a lo largo del día, le darás más tiempo a tu organismo para absorber el líquido y disminuirá la tensión sobre el corazón.

  • Nunca esperes a tener sed para beber. Las personas mayores son más propensas a no sentir sed, por lo que para ellas beber agua debe ser casi como cualquier otra pauta médica.

  • La mayor parte del aporte de líquidos para tu organismo debe provenir del agua. Los refrescos y el alcohol no pueden ser la base de ninguna hidratación

  • Las personas deben beber más cuando hace calor, si hacen ejercicio, cuando están enfermas; así como las mujeres embarazadas. Es muy importante también atender a la hidratación de los niños.

  • Tomar agua antes de las comidas puede ser una gran idea si quieres evitar comer demasiada cantidad de comida. Si tomas agua 15 minutos antes de sentarte a la mesa reducirás la ansiedad.

Algunos consejos para beber más agua

Aprender cómo beber agua es importante, pero también adquirir hábitos y trucos que favorezcan la ingesta de agua. Si no eres de los que se aburre de beber un líquido inodoro, incoloro e insípido no tendrás problemas, pero si de vez en cuando te cuesta beber agua y tienes antojos de otras bebida, puedes poner en práctica alguno de estos consejos:

  • Prepárate aguas de frutas o aromatizadas con hierbas.

  • Las infusiones, tanto calientes como frías, son riquísimas y te aportan muchos beneficios.

  • ¿Has probado a añadir al vaso de agua unas hojas de menta y un chorrito de zumo de limón?

  • Lleva siempre una botella de agua contigo, así poco a poco irás bebiendo más agua.

Como ves, saber cómo beber agua logrará que tu hidratación sea óptima. Con ello contribuyes a tu bienestar físico y mental, aumentas la productividad en todas las tareas que realices. En definitiva, una mejor calidad de vida.