Conoce las mejores dinámicas de motivación de trabajo en equipo y sus beneficios

Motivación en la oficina

Las dinámicas de motivación de trabajo en equipo son una herramienta cada vez más utilizada por las empresas. Consisten en actividades y juegos sencillos que no requieren de infraestructuras específicas ni materiales complejos, pero también de actitudes empresariales.

Te enseñamos las más destacadas para que puedas usarlas en tu organización, pero antes, te invitamos a que conozcas sus ventajas.

Dinámicas de motivación de trabajo en equipo: ¿por qué es importante cuidar la motivación?

Uno de los aspectos fundamentales en el ámbito laboral es la motivación de los empleados. Si esto no se produce la calidad del trabajo de cualquier organización se resiente, produciéndose una bajada en los índices de rentabilidad o productividad.

Puede suceder que un equipo de trabajo alcance unos óptimos niveles de motivación. Sin embargo el paso del tiempo puede influir negativamente sobre la rutina laboral haciendo que se transforme en una carga pesada y, poco a poco, acabe destruyendo esa positividad inicial.

Afortunadamente, las compañías cuentan con técnicas para potenciar al máximo el nivel de interés de sus trabajadores y, mantenerlo, individualmente y colectivamente.

Haz click y descarga el ebook gratis "Team building en la motivación laboral"

¿Qué beneficios aportan a tu empresa este tipo de acciones motivacionales?

Las dinámicas de motivacionales para trabajar en grupo son actividades que pueden llegar a resultar muy divertidas:

  • Precisan de la participación general de los empleados en un ambiente relajado, sin presiones de ningún tipo.

  • Su objetivo no es evaluar las competencias ni habilidades de los individuos, sino mejorar el ambiente laboral.

Además de estimular a los empleados, sus principales ventajas son:

  • Mejorar la comunicación entre las personas y ayudar a trabajar juntas en proyectos.

  • Reducir el estrés, alimentar la diversión y entretener.

  • Contribuir al aprendizaje, en un clima lúdico, de capacidades.

  • Incrementar la productividad y el respeto mutuo entre las personas que trabajan en equipo.

  • Mejorar el desempeño individual y organizacional, lo que conlleva mejores resultados para el negocio.

Tipos de actividades de motivación para trabajar en grupo

Las acciones de motivación laboral son muy heterogéneas. Además de la puesta en marcha de juegos podemos encontrar cambios de actitud de la organización a la hora de comunicarse con sus trabajadores. Veamos a continuación algunas de las más efectivas.

Mejorar la imagen de la organización

Para estimular a un grupo de trabajo, el primer paso es que los empleados perciban de forma positiva a la empresa y su dirección. De lo contrario, los trabajadores pueden interpretar los esfuerzos de la dirección como acciones que buscan exprimirlos con el objetivo de conseguir el máximo beneficio empresarial.

Hay unos puntos a tener en cuenta para mejorar la imagen interna:

  • Potenciar la comunicación interna mediante todos los recursos posibles (email o boletines electrónicos) y, sobre todo, con las relaciones personales.

  • Poner en marcha programas de promoción de la salud y seguridad de los trabajadores.

  • Incentivar a los empleados, facilitar su promoción y formarles adecuadamente.

Una herramienta para desarrollar esta cuestión en la creación de un ambiente de trabajo que invite al confort y la relajación. Pues la satisfacción y felicidad de los trabajadores ayudará a mejorar los resultados individuales y grupales. Pero es importante tener en cuenta algunas premisas: el trato debe ser igualitario, sin fomentar favoritismos que inciten a rivalidades y competencias.

La compañía debe favorecer que los trabajadores no solo se conozcan en el contexto laboral, sino que estrechen lazos, a través de un espacio de relax de uso común, la organización de comidas de carácter informal o actividades lúdicas fuera del lugar de trabajo.

Juegos y actividades de dinámica de grupos

Hay muchas actividades de motivación para trabajar en equipo que contribuyen a que las personas se sientan integradas y se identifiquen con el grupo. Estos son algunos ejemplos:

Los aspectos destacados de la vida

Se puede adaptar a grupos pequeños o grandes y desarrollar en el propio lugar de trabajo.

Consiste en hacer que todo el grupo piense sobre las prioridades de la vida y la motivación personal. Para ello se pide a las personas que reflexionen sobre los 30 segundos de su vida que volverían a vivir en el hipotético caso de que solo dispusieran de ese tiempo de existencia.

Los individuos pueden compartir o no sus pensamientos con el grupo. Lo fundamental es que el monitor realice una serie de preguntas que proporcionen pistas a cada persona del tipo: “qué dice tu elección sobre ti como persona” o “qué talentos estás descuidando”.

Estar ahí

Estimula el debate y los pensamientos sobre la motivación y la conciencia. Se puede organizar a los trabajadores en equipos y puntuar sus respuestas, o incluso ofrecer un premio a la réplica errónea más divertida.

Es necesario preparar una serie de preguntas en torno a los detalles de un trabajo en particular o una reunión, como por ejemplo, “¿de qué color son las baldosas de la recepción?” o “¿cuál es el nombre de la persona que te sirve el café?”.

El comunicador

En este juego de motivación laboral una persona del grupo hace un dibujo que oculta a los demás. A continuación, debe dar instrucciones al resto para que puedan reproducirlo. Para finalizar, se compara el original con las copias.

Esta dinámica de trabajo invita a reflexionar sobre la necesidad de mejorar las habilidades comunicativas, es decir, sobre la manera de dar instrucciones, escuchar e interpretar, sobre todo, cuando las diferencias entre las versiones son muy evidentes.

Se puede hacer más complejo y sustituir el boceto por una construcción de bloques (tipo Lego o Tente), que se formen dentro de una caja para así mantener fuera de la vista de los otros.

Emociones en marcha

Buscar ejercitar la percepción y gestión de emociones en el entorno de trabajo.

Una de las personas del grupo adopta el rol de un cliente que se presenta con una queja en una situación emocional compleja (enfado, tristeza, emoción). Los demás deben actuar para comprenderlo y guiarlo hacia un objetivo, por ejemplo, realizar una compra.

Colaboración digital

Permite entrenar la interacción digital y localizar inconvenientes para una comunicación efectiva en este entorno.

Para ello se pide al grupo que cree una página colaborativa, blog o wiki con una finalidad determinada, como diseñar un folleto publicitario para los clientes. El requisito que se les solicita es comunicarse, únicamente, por correo electrónico o chat.

El equipo ideal

Este ejercicio motivacional para practicar en grupo posibilita reflexionar sobre los puntos fuertes y débiles de las personas y la necesidad de reunirse para potenciar recursos.

Cada persona escribe, en unas tarjetas, cinco fortalezas individuales y cinco características de las personas con las que trabaja bien en equipo. A continuación se mezclan todas las tarjetas y se procede a analizar y comparar el “equipo real” frente al “equipo ideal”.

Los gustos

Esta actividad ayuda a trabajar la cohesión del grupo y la cooperación de forma natural. Contribuye que las personas tímidas o aquellas que trabajan en ambientes con poca comunicación rompan el hielo.

Los participantes tienen que elegir cosas que les gusten y compartirlas con el grupo. El objetivo es generar un debate que contribuya a abandonar lo que se conoce como “zona de confort conversacional”.

 

Conseguir un clima laboral positivo aportará múltiples beneficios para tus trabajadores y tu empresa. Cuando las personas se sienten felices, valoradas o parte de un equipo, su productividad o cooperación se verá reforzada.