De las nubes, en lluvia y al vaso de agua

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


fenomeno agua lluviaLa lluvia es un fenómeno de la naturaleza omnipresente en nuestra vida cotidiana, aunque pocas personas conocen el mecanismo que desencadena las precipitaciones y el proceso por el que se rige el ciclo del agua.

El agua es un bien muy apreciado para el hombre dado que es esencial para la vida, por esto es importante comprender el proceso que permite que el agua viaje desde el cielo hasta el vaso con el que bebemos, o hasta la fuente de agua que nos lo ofrece la oficina.

Las nubes están formadas por vapor de agua, diminutas gotas de agua cuyo tamaño oscila entre los 8 y los 15 milímetros, con una proporción diferente según el tipo y estructura de nube de la que forma parte (cirros, cúmulos, cúmulo-nimbos, estratos, etc.).

Cuando las gotas de agua aumentan de tamaño porque al concentrarse, el aire ya no es capas de soportar su peso y caen hacia el suelo atraídas por la gravedad, es decir, se precipitan, con una velocidad de caída de entre 4 y 8 metros por segundo, según del viento.

Sin embargo, las gotas de agua se aglutinan unas con otras siempre por acción de un precursor, que puede ser una partícula de polvo, una brizna de ceniza o un agente contaminante en la atmósfera al que se une el agua por un efecto atractivo, resultado de la tendencia de las moléculas del agua a adherirse a otros elementos, por la fuerza de atracción de sus enlaces.
 

 

La lluvia tiene diferentes calificaciones según el tipo de gota de agua. Puede tratarse de una llovizna, si las gotas de agua en cuestión tienen un tamaño inferior al medio milímetro. El saber popular ha descrito estas precipitaciones con muchas expresiones curiosas, tales como chipi-chipi, moja-moja, chiri-biri, poalla, etc.

Se define como lluvia propiamente dicho, cuando las gotas de agua son mayores de este medio milímetro. También se conoce como chubasco a la lluvia repentina o tromba de agua, que cae de manera desmedida y violenta generando inundaciones sobre el suelo.

Por lo tanto, una vez conocido el mecanismo de la lluvia, se puede decir que, del cielo a la tierra, de las nubes al vaso para beber, el agua sigue un proceso tan natural como casual.

Imagen cortesía de Vorakorn

zp8497586rq

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE