¿El café es malo? 7 mitos sobre el café

Café



¿Crees que el café es malo? ¿Conoces a alguien que tenga ciertos prejuicios sobre el café? ¿Qué tiene de cierto algunos de los mitos sobre el café más conocidos? En este artículo desmontamos 7 mitos sobre el café para que puedas tomarlo conociendo toda la información. 

Haz click y descarga el ebook gratis "Ejercicios en la oficina"

¿El café es malo? 7 mitos sobre el café

Tomar un café es un momento ideal en el que compartes momentos de descanso en el trabajo, largas charlas con los amigos, momentos inolvidables con la familia… El café nos acompaña en nuestro día a día y se convierte en un elemento más de los encuentros sociales. 

 

Además, el café tiene ciertas propiedades beneficiosas para la salud como que es un buen quemagrasas, contiene nutrientes esenciales como potasio, manganesio o vitamina B12, ayuda a combatir la depresión e incluso puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

 

No obstante, desde hace unos años se oyen ciertas sentencias en contra del café que vamos a analizar a continuación:

1- Tomar café deshidrata: falso

El café no deshidrata. En realidad, el agua es la base de una taza de café, por lo que no es cierto que el café deshidrate. 

 

Lo que sí es cierto es que si añades azúcar a tu taza de café y te excedes en el consumo (más de de 2o 3 tazas diarias), es posible que aumenten tus ganas de beber agua. El café se debe  consumir disfrutando de su sabor y no excederse en el consumo de azúcar para evitar la sensación de sed excesiva.

2.- El café provoca insomnio: falso

El efecto de la cafeína que contiene una taza de café dura aproximadamente 4 horas como máximo, de manera que si tomas café durante la tarde no debe suponer un problema

 

Es preferible, por tanto, no tomar café por la noche poco tiempo antes de ir a dormir: es entonces cuando es posible que pueda provocar algunas alteraciones del sueño, dependiendo de cada persona. Pero el tiempo de acción del café tiene una duración máxima y está probado que no puede actuar más allá de ese margen de tiempo. 

3.- Tomar café engorda: falso

El café no provoca aumento de peso. Hay que insistir de nuevo en los elementos añadidos al café que se puedan consumir para disfrutar de una taza de la manera que cada persona prefiera.

 

Es habitual comentar que el café engorda pero debemos tener en cuenta otros factores que pueden ser los que lleven a muchas personas a pensar así de manera equivocada. El número de tazas consumidas al día, el azúcar añadido, tipo de leche utilizada… sí pueden ser factores que provoquen un aumento de peso no deseado. Esto es fácilmente evitable moderando el consumo de azúcares o cremas que incrementen el valor calórico de una taza de café.

4.- El color del grano de café determina el nivel de cafeína: falso

Hay muchas personas que creen que cuanto más oscuro es el grano de café, más concentración de cafeína tiene. Esto no es en absoluto cierto: existen granos de café claro que tienen una alta concentración de cafeína y que demuestran que un café oscuro no implica una mayor concentración de cafeína.

5.- El café produce gastritis: falso

¿El café es malo y produce gastritis? El café no es malo y no produce gastritis, en todo caso sí es posible que una gastritis existente en una persona pueda provocar que al beber café se haga perceptible. Una vez que se tiene gastritis, las personas deben analizar su capacidad de beber algunas bebidas. 

6.- El café es digestivo: falso

El café provoca que después de una comida te mantenga en un nivel de actividad elevado. Es decir, puede mantenerte lejos de la somnolencia que provoca algunas digestiones, pero no se trata de que facilite la digestión y por eso sientas que tu digestión es más ligera.

7.- El café es adictivo: falso

Aunque se ha probado que el café puede provocar síndrome de abstinencia en algunas personas, el mismo estudio extrae que no es adictivo. Pasadas 48 horas del consumo de una taza de café, está comprobado que el síndrome de abstinencia de un consumidor de café ya no siente la necesidad de tener que volver a consumir una taza. 

 

Por tanto, no se trata de que sea adictivo: se trata de que los consumidores asiduos al café han adquirido un hábito de consumo en el que se sienten bien al consumir de manera pautada esta bebida, pero no porque suponga una adicción para los consumidores. Les pasaría lo mismo con cualquier otra bebida o comida: lo adictivo es el hábito.

 

Hay otros muchos mitos sobre el café, a veces se hacen más o menos relevantes dependiendo del país y la cultura donde se desarrollan. Si quieres leer más sobre otros mitos que se han generado en torno al café puedes leer este artículo para conocer más estigmas curiosos que existen sobre el grano de café. ¿El café es malo? Ahora ya conoces la respuesta y puedes investigar sobre los múltiples beneficios del café en este artículo.