Guía básica del autónomo colaborador: definición, obligaciones fiscales y cómo darse de alta

Gestión empresarial

¿Qué es un autónomo colaborador?

En el sector de los autónomos existe una figura bastante peculiar denominada autónomo colaborador, que básicamente se trata de un familiar directo que, además de convivir con el autónomo titular (la mayoría de veces el dueño de una pequeña empresa o negocio) trabaja también con él.

El autónomo colaborador es, en definitiva, una opción interesante para aquellos emprendedores autónomos a los que les pueda interesar que un familiar, ya sea a tiempo completo o parcial, les eche una mano en su proyecto.

 

 

No obstante, hay que tener en cuenta que no por el simple hecho de ser familiar de un autónomo ya se puede constar como autónomo colaborador, sino que deben cumplirse los siguientes requisitos:

  • Debe ser un familiar hasta segundo grado de consanguinidad: cónyuges, hijos, padres, hermanos, nietos, abuelos, cuñados o suegros.
  • El autónomo colaborador debe, además, convivir en el mismo hogar que el autónomo titular.
  • El colaborador y el titular deben trabajar en el mismo lugar de manera habitual, es decir, no de forma esporádica o puntual.
  • Finalmente, el colaborador no puede estar dado de alta como trabajador por cuenta ajena.

autonomo colaborador

¿Cómo darse de alta?

El trámite de darse de alta de autónomo colaborador es realmente sencillo:

  • Aportar la siguiente documentación: DNI, libro de familia, copia del alta en la Agencia Tributaria del autónomo titular, es decir, la persona para la cual va a trabajar.

 

Las ventajas del autónomo colaborador

Ser autónomo colaborador tienen algunas ventajas en relación al autónomo convencional, tal y como detallamos a continuación.

  • Bonificaciones en la cuota de autónomos. Esta figura se beneficia de una bonificación del 50% de la cuota durante los primeros 18 meses de actividad, tal y como quedó establecido en la reforma laboral del año 2012.
  • Los tramites son más simples y sencillos. No hay que darse de alta en Hacienda, ni tampoco realizar declaraciones de IVA e IRPF cada trimestre.

Además de estas ventajas de carácter burocrático, formal y económico, la existencia de esta figura supone una apoyo extra para aquellos emprendedores que hayan empezado a echar a andar su proyecto. El poder contar con un familiar que les apoye con su trabajo y/o experiencia, puede suponer, sin duda, una gran ayuda y una inyección de moral, al no sentirse solos en las fases iniciales de cualquier negocio, que suelen caracterizarse por ser muy críticas y duras.

No se debe olvidar que, tanto en España como en la mayoría de países, el factor que realmente impulsa la economía y crea el mayor porcentaje de puestos de trabajo son las pequeñas y medianas empresas (pymes) y los pequeños negocios, muchos de ellos de carácter familiar.

 

[cta_generico id=14077]