La optimización del tiempo a través de una buena planificación y administración de redes

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


Una correcta gestión del tiempo en el trabajo no es una cuestión que tenga que ver únicamente con actitudes personales como: una buena organización de las tareas o realizar esfuerzos para no perder la concentración por culpa del teléfono móvil o una navegación por Internet descontrolada y poco racional.

La correcta utilización de los elementos de trabajo es otro de los aspectos fundamentales para conseguir sacarle el máximo provecho al tiempo que pasamos en la oficina o lugar de trabajo. En este sentido, una buena gestión de las redes y otras herramientas informáticas se antoja absolutamente fundamental para optimizar el tiempo y ganar en eficacia.

 

¿Qué entendemos por administración de redes?

La administración de redes es un conjunto de técnicas enfocadas a mantener una red informática constantemente operativa, eficiente, segura y sin interrupciones que impliquen pérdidas de tiempo a los empleados.

Por lo tanto, los objetivos de una buena planificación y administración de redes son:

  • Mejorar la continuidad en la operación de la red con mecanismos adecuados de control y monitorización.
  • Resolver con rapidez las contingencias que se puedan ocasionar, incluyendo las posibles interrupciones del servicio, con el fin de poder reanudar la actividad de la forma más rápida posible, sin que suponga un gran perjuicio para la organización.
  • Hacer uso eficiente de la red y utilizar mejor los recursos, como por ejemplo, el ancho de banda.
  • Hacer la red más segura, protegiéndola contra el acceso no autorizado e imposibilitando que personas ajenas puedan entender la información que circula en ella.

Las redes informáticas se han convertido en parte vital en las organizaciones, al ser una herramienta absolutamente imprescindible para la gran mayoría de las labores que desempeñan: enviar correos electrónico, buscar información, compartir datos, etc.

planificación y administración de redes

Gracias a las nuevas tecnologías de la información podemos realizar tareas que, hasta hace poco, parecían impensables, como lograr la interconexión total y en tiempo real de un número casi infinito de trabajadores, empresas o cualquier tipo de organización.

Todo ello ha permitido un ahorro espectacular de tiempo y dinero, además de facilitar la globalización de los negocios y la economía. Pensemos, por ejemplo, en el tiempo que, hasta hace unos pocos años, perdían las empresas al tener que enviar todos los documentos físicamente a través de las oficinas de correos. Y lo mismo se puede extrapolar a las gestiones en los bancos, como las transferencias o consultas de cuentas, que hoy en día se pueden realizar on line, sin problemas y en unos pocos minutos. 

 

El reverso de la moneda: las consecuencias de un problema informático grave

Las redes han transformado el trabajo de oficina haciéndolo mucho más ligero, pudiendo contar con información fundamental y realizar prácticamente cualquier tipo de gestión en cuestión de minutos.

Sin embargo, toda moneda tiene su reverso negativo. Y en el caso de las redes informáticas dicho reverso son las terribles consecuencias de un percance grave: un virus informático, el ataque de hackers o la pérdida de información por una avería puede echar al traste el trabajo de meses y años.

Una circunstancia adversa es capaz de provocar la pérdida o robo de información básica, muchas veces irrecuperable, lo que implica un sinfín de gastos y horas de trabajo extras. Sin llegar a estos extremos, una simple ralentización de un sistema informático, o que se bloqueen solamente un parte de sus funciones, puede llegar a resultar nefasto para una empresa, afectando muy negativamente en sus resultados.

La cura para estos problemas, que pueden llegar a ser muy graves, no es otra que la prevención y la inversión para garantizar el funcionamiento fluido y correcto de los sistemas informáticos de una organización. Actualmente herramientas básicas para que los empleados puedan trabajar con seguridad y optimizar su tiempo y esfuerzo.

 

Post relacionados:

Gestión empresarial
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE