Método Pomodoro: la mejor forma de gestionar tu tiempo

Bienestar en la oficina

Si estás interesado es ser más productivo gracias a una gestión más eficaz de tu tiempo, seguro que este artículo te va a interesar mucho. En él vamos a hablar del método Pomodoro (que significa tomate en castellano), una técnica de administración del tiempo de sencilla aplicación y que a muchos les está dando unos excelentes resultados.

 

 

La técnica del "tomate" que no tiene nada que ver con la alimentación

El método Pomadoro o técnica Pomodoro fue creada en los años 80 por Francesco Cirillo y, a día de hoy, sigue siendo una de los métodos de organización del tiempo más conocidos y utilizados. Pomodoro es un palabra italiana que significa tomate en español y el por qué de este nombre es muy simple: para controlar el tiempo su creador utilizó un temporizador de cocina en forma de tomate, un utensilio muy popular en la época para controlar los tiempos de cocción.

Con el paso del tiempo, el temporizador con forma de tomate ha sido sustituido por cronómetros digitales y aplicaciones pero, en su esencia, el sistema no ha cambiado.

¿En qué consiste este método?

El objetivo de este sistema es tratar de conseguir realizar el mayor numero de tareas posibles sin perder el tiempo en distracciones, es decir, procrastinando.

Para ello, una vez nos enfrenemos a una determinado trabajo o tarea, debemos organizarnos el tiempo de la siguiente forma:

  • Tienes que trabajar durante 25 minutos sin ningún tipo de distracciones, es decir, olvídate durante un rato de redes sociales, mensajes de Whatsapps, aplicaciones del móvil que no sean estrictamente para trabajar y cualquier otra cosa que pueda desconcentrarte. A este tiempo de máxima productividad se le denomina precisamente "pomodoro".
  • Una vez finalizado este tiempo, te tienes que dar 5 minutos de descanso para hacer lo que quieras, por ejemplo, consultar si te ha llegado algún mensaje nuevo al móvil.
  • Sucesivamente, vas alternando intervalos de trabajo de máxima concentración de 25 minutos, alternados con descansos de 5.
  • Una vez hayas acumulado 4 "pomodoros", es decir, 100 minutos de trabajo efectivo, puedes concederte un descanso algo mayor, de 15 minutos, que deberías aprovechar para levantarte de la silla, caminar un poco, asomarte al balcón o cualquier cosa que te apetezca, pero siempre lejos del ordenador.

La idea de este método es aprovechar al máximo los minutos en los que tu mente está fresca y descansada.

 

Algunas críticas al método Pomodoro

Aunque muchos expertos y la mayoría de personas que lo han probado coinciden en calificar el método Pomodoro como muy eficaz para gestionar mejor el tiempo y aumentar la productividad, también se han identificado algunos puntos débiles en relación a este popular sistema:

  • Los periodos de descanso pueden ser insuficientes para recuperarse adecuadamente de los trabajos mentalmente más exigentes.
  • Puede ser complicado de llevar a la práctica si la persona es objeto de muchas interrupciones, por no poder trabajar en un entorno lo suficientemente aislado.
  • Hay quien los considera demasiado rígido, puesto que no hace distinciones entre tareas, las cuales pueden ser muy diferentes a nivel necesidad de concentración, carga mental requerida y periodos de recuperación necesarios.
  • A algunas personas les puede resultar dificultoso reiniciar la actividad tras las diversas pausas.

metodo pomodoro

 

Post relacionados:

 

[cta_generico id=14077]