Nuevas formas de incentivar a los empleados: desde clases de música a pilates

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


Desde hace unos años, en los países con más experiencia y tradición en ofrecer incentivos a los empleados para motivarles a trabajar más y mejor o bien recompensarles por su buen desempeño, como es el caso Estados Unidos, han empezado a utilizar fórmulas diferentes e imaginativas a modo de recompensa a sus empleados más destacados.

Aprender una actividad lúdica

Una de las maneras más originales, y con una muy buena aceptación, es posibilitar que los empleados se beneficien de clases pagadas de alguna actividad lúdica de su interés: yoga, pilates e, incluso, clases de música.

En España, todavía son pocas las empresas que han optado por este tipo de incentivos para sus empleados. No obstante, según aseguran los responsables de musicalpoint «cada vez son más los departamentos de recursos humanos que nos llaman para implantarlos en sus empresas».

Musical Point es una empresa española que se dedica a dar clases de música a domicilio por toda España, en la actualidad abarcan un total de 80 ciudades de 3 provincias y, últimamente, también imparten clases en oficinas y otros lugares de trabajo.

Beneficios para los empleados

Actividades como aprender a tocar su instrumento favorito, entradas para el cine, el teatro o espectáculos deportivos, excursiones al campo o una sesión de deportes de aventura (paintball, puenting, parapente) proporcionan una serie de beneficios a los empleados:

  • Rebajan los niveles de estrés.
  • Fomentan el compañerismo.
  • Sirven para subir la autoestima de los trabajadores.
  • Favorecen la salud física y el bienestar.
  • Sirven para estrechar lazos entre los empleados y su empresa, fomentando la fidelidad.
  • Ayudan a elevar la productividad y la rentabilidad de las organizaciones.

Los incentivos no son sólo una cuestión económica

Aunque importantes, las recompensas económicas no son la única forma de incentivar a los empleados. Es más, la mayoría de expertos coinciden en que una programa de recursos centrado exclusivamente en el tema económico no suele ser eficaz para lograr más calidad de trabajo ni aumentar la productividad.

incentivos económicos

Para los trabajadores, una recompensa de carácter anímico se sitúa en el mismo nivel de importancia, y puede que por encima, que el beneficio puramente económico. El sentirse reconocido, valorado, querido y cuidado por la empresa es una necesidad inherente en todo trabajador. Por este motivo, los incentivos que apelan directamente a la moral de la persona y al cuidado de su equilibrio emocional y su salud física son muy eficaces a la hora de aumentar su satisfacción y capacidad de trabajo.

Un empleado satisfecho y a gusto en su empresa y su contexto de trabajo, donde tenga un espacio para relajarse unos minutos mientras charla amigablemente con sus compañeros, mientras toma café o un simple vaso de agua, es el mejor valor para la empresa.

Un equipo de trabajo donde reine el bienestar y el buen clima laboral es una garantía de eficacia y corrección en el desempeño de las diversas tareas y funciones. Un entorno así es un terreno abonado para entrar en un espiral de mejora de la calidad constante y de aumento paulatino de la productividad y rentabilidad de las organizaciones.

Post relacionados:

Noticia
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE