Prevenir los golpes de calor

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Con la llegada del verano las autoridades sanitarias tratan de prevenir mediante campañas de información uno de los trastornos más comunes que se producen en esta época: los golpes de calor.

Un golpe de calor es un fallo del sistema de termorregulación. La temperatura del organismo humano es de 37° y se regula gracias a mecanismos como el sudor. Si estos mecanismos dejan de funcionar y la temperatura sube por encima de los 39° se pueden ocasionar graves daños en nuestros órganos internos.

La hidratación es esencial para evitar golpes de calor La hidratación es muy importante para evitar posibles golpes de calor.

Las causas que pueden conducir a un golpe de calor pueden ser muchas,  como una exposición permanente al sol, beber poco agua o hacer un esfuerzo excesivo en horas de más calor. Por eso es importante estar atento a las llamadas de alerta de tu cuerpo.

Síntomas del golpe de calor

  • Mareos
  • Desorientación
  • Sudoración excesiva
  • Enrojecimiento y sequedad de la piel
  • Fiebre
  • Aceleración del ritmo cardiaco
  • Dolor de cabeza
  • Vómitos

Cómo prevenir un golpe de calor

Lo más importante es beber mucha agua, aunque no se sienta sed. Los niños y los ancianos son los más vulnerables a sufrir golpes de calor por deshidratación y por eso es fundamental poner agua a su alcance. Una solución muy cómoda y económica es instalar en casa una fuente; tendrás asegurado el suministro a domicilio y siempre contarás con agua fresca a mano.

_____________________________________________________________________________

Si estás interesado/a en instalar una fuente de agua en tu hogar infórmate ahora sobre la nueva promoción de Agua EDEN para este verano: http://bit.ly/Promo-agua-EDEN

Bienestar en el hogar
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE