Rutinas de gimnasio al salir de la oficina

Bienestar y salud

¿Te has parado a pensar en la cantidad de horas a la semana que pasas sentado en tu puesto de trabajo? Seguramente sean muchas, más de las recomendables. Sobre todo si, después, el camino a casa implica sentarte en el coche o en el transporte público, llegar a casa, sentarte para cenar y, después, directo al sofá para ver la tele.

Ebook gratuito: "Cómo mantener una dieta equilibrada comiendo de tupper"

Cómo evitar el sedentarismo

¿Sabías que tu cuerpo está diseñado para el movimiento y no para el reposo? Sin embargo, al final del día has estado más tiempo inactivo que en movimiento. Sin darte cuenta te has convertido en una persona sedentaria. Para remediarlo, puedes incluir como parte de tus rutinas algunos hábitos saludables que tienen que ver con tus desplazamientos:

  • Si vas al trabajo en coche, puedes aparcar un poco más lejos, lo suficiente como para caminar unos 10 minutos.

  • Olvídate de los ascensores y las escaleras mecánicas, sube y baja escaleras; es un ejercicio de lo más cardiosaludable.

  • Mientras estás en la oficina, aprovecha para hidratarte cada media hora y date un pequeño paseo hasta la fuente de agua.

  • Cuando salgas del trabajo, lleva contigo la bolsa del gimnasio y dirígete hacia allí, sin excusas.

Rutinas de gimnasio para personas sedentarias

Dado que las actividades diarias no te permiten estar tan activo como tu cuerpo requiere, al final de la jornada es muy recomendable hacer algo de ejercicio físico. Si estimulas tu cuerpo regularmente en el gimnasio adquirirás mayor fuerza y resistencia y, en general, un mejor estado de salud. 

Lo ideal es que destines entre 3 y 5 días a la semana a ejercitarte en el gimnasio. Recuerda que debes hacerlo con la suficiente intensidad como para que produzca efectos en el organismo. A continuación, te proponemos tres rutinas para que puedas alternar los entrenamientos y no caigas en la monotonía. ¡Aquí tienes algunas rutinas par motivarte!

Rutina para novatos

Si es la primera vez que vas a entrenar en el gimnasio, o bien hace tiempo que no lo haces, puedes empezar por una rutina full-body. Durante las primeras semanas, utiliza pesos livianos y ve incrementándolos poco a poco. La idea es que los músculos se vayan acostumbrando lentamente y evitar las agujetas.

Entre los ejercicios que puedes hacer en este tipo de rutina están las sentadillas, las dominadas, el remo con pesas o el peso muerto. Recuerda que es fundamental conocer la técnica y reproducirla exactamente. Realizar mal los ejercicios puede provocar lesiones indeseadas.

Rutina de cardio

Este tipo de rutina se puede combinar con otras de fuera para obtener un completo plan semanal de ejercicio. El entrenamiento cardiovascular es también perfecto para calentar antes de coger las pesas. También puedes alternar los días de cardio con los de pesas u otras rutinas. Puedes quemar muchas calorías en el gimnasio con estos ejercicios:

  • Practica el running en la cinta de correr.

  • Apúntate a una clase de spinning.

  • Baila, el baile o la zumba te harán eliminar también muchas toxinas.

  • Ponte en forma con los Burpees.

  • Salta a la comba.

Rutina de ejercicios HIIT

¿Conoces los entrenamientos tipo HIIT? Estas siglas —en inglés, High Intensity Interval Training— significan literalmente «entrenamiento anaeróbico de intervalos de alta intensidad». Esto quiere decir que al hacer un ejercicio se combinan periodos de alta intensidad con otros de baja. 

El HIIT mejora la capacidad cardiorrespiratoria, la salud en general, y reduce los niveles de grasa corporal. Para ponerlo en marcha durante 30 minutos solo necesitas elegir algún ejercicio en alguna de estas máquinas: bicicleta estática, remo, elíptica o cinta de correr. Para empezar, te recomendamos la bicicleta.

Para ponerlo en marcha, comienza calentado durante 3 minutos a intensidad moderada. Luego sigue 5 minutos con intensidad máxima. Alterna 3 minutos de recuperación con otros 5 de máxima intensidad. Sigue la pauta hasta completar los 30 minutos.

¿Te animas con alguna de estas rutinas? No lo dudes, después de la oficina, nada mejor para despejarse que una hora de gimnasio. Además, no olvides hidratarte en la oficina con alguna de las fuentes que proporciona Agua Edén. ¡Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán!