Los 5 factores que más perjudican el rendimiento laboral

Escrito en Bienestar en la oficina el por .

Hasta hace poco las empresas consideraban que los factores claves para alcanzar el éxito eran el capital y la tecnología, relegando todo lo relacionado con el factor humano, como la motivación y comodidad de los empleados, a una posición secundaria y de escasa relevancia.

Poco a poco, las organizaciones han empezado a darse cuenta de su error, entendiendo que el valor más preciado con el que cuentan no es otro que el capital humano. Un déficit en la motivación de los trabajadores, problemas organizativos o un clima laboral enrarecido no sólo van a impedir el bienestar y la felicidad de los empleados, sino que además seguramente afectarán de forma directa en los resultados de le empresa, haciendo descender la rentabilidad y la productividad.

Los factores más negativos para el rendimiento laboral

Debemos distinguir entre factores externos o directamente relacionados con la organización de la empresa, sus prioridades o su mayor o menor concienciación e identificación con sus empleados, y circunstancias externas a la empresa que también afectan al rendimiento en el trabajo.

 

 

Dentro de los factores internos, los grandes enemigos de la buena marcha e imagen de la empresa son los siguientes:

1) Un mala organización

Muchas empresas fallan en la planificación y organización de sus empleados, normalmente no de forma global pero sí en detalles que acaban incidiendo negativamente en el conjunto. Organizar las reuniones o equipos de trabajo a horas inapropiadas y con formatos o asistentes inadecuados, asignación de tareas mal planteadas que llevan a la sobrecarga de trabajo o la ausencia de una buena política de mejora continua constituyen los ejemplos más claros o frecuentes.

2) Falta de motivación

Motivar no es solo subir el sueldo. Muchos empleados no se sienten suficientemente motivados en sus trabajos por falta de tacto o capacidad de la dirección a la hora de reconocer abiertamente sus logros, definir y comunicar objetivos, asignar indebidamente puestos o funciones o carecer de programas adecuados de promoción y formación.

3) No dar la debida importancia al bienestar o salud de los trabajadores

Este tercer factor es la principal causa de la falta de competitividad y productividad de muchas empresas. Una buena promoción de la salud, con completas revisiones médicas, asesoramiento especializado y una gestión adecuada de los riesgos y enfermedades laborales disminuye drásticamente las bajas médicas y aumenta la capacidad de los empleados.

4)  Cuidar los factores ambientales e higiénicos

Muchos puestos de trabajo se caracterizan por el ruido excesivo, una iluminación deficiente, una mala calidad del aire o la ausencia de un espacio donde relajarse y tomar un buen café o hidratarse con agua de calidad. Todos estos factores son desmotivadores y potencian el estrés.

5) Los factores externos

En este punto se engloban todas aquellas circunstancias que, sin estar relacionados directamente con el puesto de trabajo, influyen en la concentración y el rendimiento laboral. Conflictos familiares y personales del empleado, enfermedades físicas o mentales, insomnio o depresión son problemas ajenos a la empresa, lo cual no quiere decir que ésta no pueda realizar algún tipo de intervención.

rendimiento laboral

 

Una empresa que se preocupa por sus trabajadores puede detectar estos problemas y ofrecerles ayuda a través de algún profesional como un psicólogo o un trabajador social. También se puede optar por un traslado momentáneo a un puesto o un destino más tranquilo o de menor responsabilidad hasta que mejoren sus circunstancias personales.

 

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *