7 tips para mejorar el ambiente de trabajo en tu oficina

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


Lograr un buen ambiente o clima laboral es fundamental para que los empleados estén satisfechos y motivados, lo que redunda en una mayor productividad en la empresa. Las variables que influyen en el clima laboral son múltiples y diversas, lo cual no significa que para conseguir su mejora se necesiten poner en marcha estrategia costosas ni sofisticadas. Al contrario, muchas veces son los pequeños detalles los más eficaces para mejorar notablemente el ambiente en la oficina.

7 consejos para lograr unas relaciones laborables saludables

1) Mejorar el espacio físico

 

 
Dicha mejora no implica, necesariamente, poner en marcha costosas obras para conseguir más metros o mejorar la iluminación. Acciones tan simples como pintar la oficina con colores cálidos y relajantes como el verde o el azul, combinado con tonos rojos o naranjas, puede ser un método muy efectivo para crear un entorno relajante, pero a la vez con esa pizca de energía necesaria para mejorar la productividad y la motivación.

ambiente laboral

Es también aconsejable decorar la oficina con imágenes creativas e inspiradoras, por ejemplo con algún póster, fotografías o cuadros que expresen, de forma divertida, la misión y filosofía de la empresa. Una pizarra donde los empleados puedan compartir pensamientos o comentarios puede ser la guinda ideal para una renovación de la imagen de la oficina con espíritu positivo y renovador.

2) Favorecer unos minutos de relajación

De vez en cuando es necesario hacer una pausa para poder avanzar más rápidamente. En situaciones de bloqueo, estrés o de una excesiva carga de trabajo puede ser de gran ayuda disponer de un office o sala para relajarse durante unos minutos. Si es posible, el espacio de relax debería tener unas dimensiones agradables, luminosidad y disponer de máquinas de café o refrescos o fuentes de agua.

Un lugar así, además de funcionar como eficaz antídoto contra la tensión en el trabajo, tiene una segunda utilidad: facilitar la conversación relajada y el conocimiento mutuo entre compañeros.

 3) Organizar actividades fuera de la oficina

Las actividades lúdicas o recreativas, ajenas al contexto laboral, pueden ser ideales para motivar el trabajo en equipo y mejorar las relaciones entre los empleados. Hoy en día existen multitud de actividades de este estilo: un campeonato de pintball, una salida cultural, excursiones y reuniones informales al aire libre, o bien un paseo en helicóptero para disfrutar del skyline de la ciudad o de espectaculares entornos naturales.

En realidad, el formato de la actividad es lo de menos, lo importante es aprovechar la oportunidad de integración entre los distintos trabajadores, limar asperezas y conocerse en el plano personal y no sólo a nivel profesional.

4) Impulsar una actividad de responsabilidad social

Además de ser una gran oportunidad para mejorar la imagen externa de la empresa, sumarse a una causa social o medio ambiental puede ser una estrategia efectiva para que los empleados trabajen en equipo para lograr un objetivo altruista y se sientan mejor con ellos mismos.

Existen muchas actividades de este tipo: organizar una colecta o un actividad benéfica para recoger fondos para personas en una mala situación económica, recuperar una zona degradada a nivel medio ambiental, poner en marcha programas de inserción laboral de personas con alguna discapacidad física o psíquica, etc.

Como en el punto anterior, las opciones son innumerables, y además pueden combinarse con eventos más «tradicionales» como congresos o cenas de empresa.

5) Flexibilizar horarios

No hay que obsesionarse con horario fijos para el conjunto de la plantilla, puesto que está demostrado que no favorecen la productividad ni la eficacia. Lo mejor es ofrecer diferentes opciones a los trabajadores que les permiten compatibilizar y conciliar la vida familiar con la laboral.

La clave está en dar con una fórmula de planificación de los horarios de trabajo que sea positiva para todos los implicados: los diversos empleados de manera individual, los equipos de trabajo y la organización en conjunto.

6) Mejorar la comunicación entre la dirección y la empresa

Tan importante es delimitar tareas y objetivos como comunicarlos correctamente. Para ello, es necesario formar adecuadamente en dotes comunicativas a los líderes de la empresa (directivos y mandos intermedios) y poner en marcha los canales adecuados (intranet, emails, boletines corporativos).

7) Cuidar la salud y bienestar de los trabajadores

Programas de salud y una buena planificación en riesgo laborales es muy rentable para las empresas. Se trata de inversiones que proporcionan un rápido retorno, puesto que: reducen el absentismo por accidente y enfermedad y los trabajadores se sienten mejor valorados y felices, lo que incide muy directamente en la mejora de los resultados de la empresa y de la calidad del trabajo.

felicidad en el trabajo

Post relacionados:

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE