Algunas claves para mejorar la facturación de tu negocio

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


¿Tienes la impresión que tu pyme o tu negocio ha entrado en una fase de estancamiento? No te preocupes, es una situación bastante normal que, en un momento u otro, acaba pasándole a casi todas las empresas y marcas, sean del tamaño que sean y de cualquier sector.

 

 

Cuando tu negocio no consigue mejorar la rentabilidad porque no consigue captar más clientes a los que vender sus productos o servicios suele ser debido a la conjunción de una serie de problemas: la competencia es demasiado fuerte, nuestro nivel de competitividad ha bajado o se han producido una serie de cambios en el comportamiento del consumidor que nos afectan especialmente, entre otras circunstancias adversas.

mejorar facturación

Cuando nuestro negocio se encuentra en un meseta, donde no retrocede pero tampoco crece como queríamos, es el momento de poner en marcha una serie de cambios para mejorar nuestra facturación.

 

5 claves para mejorar tu facturación

Si quieres facturar más para conseguir una mejor productividad deberías aplicar todas o algunas de las siguientes acciones:

  1. Definir muy bien quién es tu cliente. Es fundamental conocer exhaustivamente el perfil de nuestro cliente, y no solo de un modo general con 4 características básicas, sino profundizar en sus necesidades, hábitos, patrones de comportamiento y perfil psicológico.
  2. Determinar específicamente qué problema o problemas vas a lograr solucionar con tu producto o servicio. Está demostrado que los clientes se movilizan más cuando tienen una necesidad muy grande, una preocupación o un problema (en marketing se habla de "pain") que resolver. Por ello tenemos que tener muy claro en qué medida podemos ayudar a nuestros posibles clientes, que necesidad vamos a satisfacer y, sobre todo, cómo vamos a resolver su problema.
  3. Aplicar estrategias de marketing y publicidad en base a una estrategia. Internet y sobre todo las redes sociales permiten poner en marcha acciones de marketing efectivas a todo tipo de negocios, aunque sean pequeños y con escaso (o prácticamente nulo) presupuesto. Es cuestión de ser atrevido, original, creativo y aprovechar el gran potencial de la red para dar a conocer nuestro negocio mucho más allá de los límites geográficos del barrio o zona donde se encuentra.
  4. Busca nuevas lineas de negocio y diferentes fuentes de ingresos. Si quieres aumentar tu facturación tienes que ser inconformista y no acomodarte. Debes explorar y, en la medida de tus posibilidades, buscar nuevas fuentes de ingresos para tu negocio. La economía se mueve cada vez más rápido y el ciclo de vida de cualquier negocio tiende a hacerse más corto. Por eso hay que ir un poco más allá de lo que lo hace la competencia, buscando siempre nuevos caminos.

 

Recuerda que básicamente existen dos maneras de mejorar la rentabilidad de un negocio: vendiendo más productos o consiguiendo un mayor número de clientes. Obviamente, la optimización de los recursos, gastos y procesos de producción también puede ayudar a mejorar la facturación de nuestra pyme o pequeño negocio. En este sentido, se debe mirar siempre al medio y largo plazo, teniendo en cuenta que una inversión en, por ejemplo, una tecnología más moderna puede que no logre rentabilizarse hasta pasado un cierto tiempo.

 

Post relacionados:

 

[cta_generico id=14077]

Gestión empresarial
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE