Bidones de agua: la forma más cómoda de disponer de agua de calidad en casa y en el trabajo

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


En la sociedad actual el tiempo es el valor más preciado. Nuestro tiempo vale dinero y muchas veces, sin darnos cuenta, lo malgastamos en acciones cotidianas engorrosas que no aportan ningún valor.

Una de estas acciones es la compra y transporte a casa o al trabajo de botellas o garrafas de agua mineral. La necesidad de ir a comprarlas al supermercado, cargarlas en un vehículo y trasportarlas hasta su ubicación definitiva supone un considerable consumo de tiempo y energía. Pero los inconvenientes no acaban aquí, luego están los problemas de espacio, tanto a nivel de almacenaje como conseguir que quepan en la nevera. Otro conflicto viene a la hora de rellenar vasos o jarras, lo que no siempre es fácil por el tamaño y peso de las garrafas.

bidones de agua

Además, al ser un producto de consumo intenso, el proceso debe repetirse varias veces a la semana y siempre con el riesgo de que el stock se vacíe totalmente antes de su reposición. Si analizamos la situación, nos damos cuenta de que una acción tan simple y necesaria como disponer, en todo momento, de agua mineral de calidad a la temperatura adecuada no siempre es tan fácil de satisfacer. Y esta pequeña frustración, en ocasiones acaba convirtiéndose en malestar en casa o la oficina.

 

 

Los bidones de agua: una solución sencilla y perfecta

Los bidones de agua constituyen un sistema de dispensación de agua al que no se le puede poner pegas o impedimentos porque, pese a su sencillez, cumple perfectamente su cometido: que tanto en el hogar como en el trabajo nadie se prive del placer de tomar agua de calidad sin pérdidas de tiempo ni incomodidades de ningún tipo.

El sistema es muy simple, consiste en un dispositivo compuesto de dos módulos: un bidón de agua en la parte superior y una base o pedestal parecido a una fuente de donde salen uno o varios surtidores. El bidón se instala de forma invertida en la parte superior del pedestal.

Los surtidores suelen tener dos grifos, uno para agua natural y otro para fría, y un diseño atractivo y adaptable a las necesidades de espacio de cada cliente. Por su parte, los bidones son transparentes, de un material higiénico y resistente al desgaste y los cambios de temperatura. Cuando se acaban, basta con sustraer el bidón vacío y sustituirlo por otro lleno.

Un producto que se adapta al cliente, y no al revés

Una de las grandes ventajas de este producto es que se adapta totalmente a las necesidades de los clientes, puesto que las empresas suministradoras se encargan de todo: instalación, mantenimiento y reposición de las botellas en el tiempo acordado y de forma urgente para que nada interrumpa la posibilidad de disponer de agua de calidad en cualquier momento, tanto en el hogar como en el trabajo.

Una de las empresas líderes en el la comercialización de este práctico producto es Agua Eden, que además ofrece una serie de valores añadidos como el diseño personalizado de los surtidores o el máximo compromiso con el medio ambiente, por lo que sus bidones, además de cumplir estrictamente todas la normas higiénicas, son también reciclables y re utilizables.

Imágenes: istockphoto.com

Post relacionados:


Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE