Causas del efecto invernadero: qué es y cuáles son sus consecuencias

Responsabilidad social corporativa

La vida de los seres vivos está ligada al planeta Tierra. Pero no siempre le prestamos la atención que requiere. Vamos a invitarte a cambiar este mal hábito explicándote cuáles son las causas del efecto invernadero y qué consecuencias puede ocasionar.

Antes que nada, ¿sabes exactamente qué es este fenómeno? Te lo aclaramos brevemente a continuación.

¿Qué es el efecto invernadero?

Es un fenómeno natural propio de nuestro planeta que posibilita que exista vida en él, haciéndolo habitable. Su nombre deriva de su funcionamiento, pues actúa como lo haría un invernadero. Es muy sencillo:

  • La atmósfera es una capa de gases que cubre la Tierra. Permite que pase el calor del sol (la energía solar) y se caliente el planeta.

  • También evita que ese calor se escabulla al espacio devolviéndolo a la superficie de la Tierra. Sin este proceso la temperatura en la superficie terrestre sería mucho más fría.

El problema es que la actividad humana, con el uso de combustibles fósiles, ha engrosado la capa de gases de efecto invernadero y se ha perturbado ese equilibrio natural, potenciando su efecto y suscitando consecuencias negativas.

¿Cuáles son las causas de los gases de efecto invernadero?

En los últimos 150 años han sido las actividades del ser humano las responsables de provocar casi todo el aumento de los gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera.

Las acciones que más participan en el incremento de la concentración de GEI son:

  • El transporte. Según el Banco Mundial este sector genera el 23% de las emisiones de CO2 mundiales (consume el 64% de petróleo y el 27% de energía a nivel mundial).

  • La producción de electricidad. También deriva de combustibles fósiles como son el carbón y gas natural.

  • La industria. La energía que requiere para la producción de bienes y materias primas se obtiene de combustibles fósiles, y durante ese proceso emite gases de efecto invernadero.

  • Los comercios y hogares. Para cubrir sus necesidades básicas, como son calentarse o cocinar, queman combustibles fósiles. Naciones Unidas indica que los hogares generan el 21% de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, a través del consumo del 29% de la energía mundial.

  • La agricultura y ganadería. El empleo de fertilizantes sintéticos en la agricultura contribuye a la concentración de nitrógeno en el suelo y favorece las emisiones de óxido nitroso. Por su parte, el ganado genera metano en sus procesos digestivos comunes.

  • Los usos del suelo y espacios forestales. A medida que las plantas crecen absorben CO2 de la atmósfera y acumulan parte del carbono como biomasa. Los suelos también pueden retener parte del carbono de estas plantas. Esta actividad se conoce como secuestro de carbono biológico. Por ello se considera que las áreas terrestres pueden actuar como sumideros o por el contrario, ser una fuente de emisiones de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, desde 1990 los bosques y otras tierras de EE.UU han captado más dióxido de carbono de la atmósfera que el que han emitido.

Ebook gratuito: "Cómo mantener una dieta equilibrada comiendo de tupper"

El Inventario Nacional de Emisiones a la Atmósfera del Ministerio para la Transición Ecológica nos ofrece una visión sobre la situación en nuestro país. En el año 2017 el transporte fue el sector que generó mayores emisiones, un 26%. Después encontramos la generación de electricidad, la industria y agricultura, con un 20%, 19% y 12% respectivamente. Todos los sectores han incrementado su contribución en comparación con el período anterior, en concreto los valores son un 3,1%, 16,9%, 7,1% y 3,1% superiores, respectivamente.

Por tanto algunos gases de efecto invernadero están fuertemente ligados a la actividad del ser humano, como el CO2. Pero, ¿cuáles son los principales gases con capacidad para detener el calor?

  • El vapor de agua

  • El metano (CH4)

  • El dióxido de carbono (CO2)

  • Los clorofluorocarbonos (CFC)

  • El ozono (O3)

  • El óxido nitroso (N2O)

La comunidad internacional acordó controlar el calentamiento global debido a la amplitud de su impacto. Veámoslo.

¿Conoces las consecuencias del efecto invernadero?

Un fenómeno natural del planeta se ha convertido en un gran dilema para el mismo, debido, principalmente, a nuestra labor. Es momento de tomar conciencia de la situación y prevenir el cambio climático. Estas son algunas previsiones:

  • Se incrementará la temperatura media de la Tierra 0,2 grados centígrados por decenio.

  • Se reducirá la superficie de los glaciares y, como consecuencia, se producirá una elevación del nivel del agua de los mares y océanos.

  • Posibles inundaciones en las islas o zonas próximas al mar.

  • Los ecosistemas se verán afectados y la flora y fauna deberá adaptarse a una situación nueva.

  • Disminuirán los recursos hídricos debido a las sequías y una mayor evaporación del agua, y ciertas zonas fértiles podrían dejar de serlo y transformarse en desiertos.

  • Los cambios en los patrones de precipitaciones impactarán negativamente sobre la agricultura y ganadería.

El problema es que muchos de estos cambios ya son una realidad actualmente. Por ejemplo:

  • El Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) indica que desde los años 1991 a 2010 ha ascendido 19 cm el nivel medio del mar.

  • La Comisión Europea alerta sobre la reiteración de los fenómenos climáticos extremos como las lluvias intensas, de cómo el cambio climático pone en peligro a la naturaleza obligando a las especies a trasladar sus hábitats, y de las consecuencias que se observan en Europa (más olas de calor y sequías en el sur y centro del continente mientras el norte se torna más húmedo).

¿Qué podemos hacer frente al cambio climático?

Eurostat, Oficina Europea de Estadística, indica que, en los países miembros de la Unión Europea, disminuyeron las emisiones de gases invernadero en un 22% en el año 2016 en comparación a las cotas de 1990.

Y es que comenzar a adoptar una actitud responsable es el primer paso. Eden es una empresa comprometida con sus clientes y el planeta. Muestra de ello es su certificación Carbon Neutral que implica el desarrollo de políticas que minimicen su impacto ambiental. Te mostramos dos buenos ejemplos:

  • La reutilización (hasta 50 veces antes de su reciclaje) de las botellas de agua de 11 y 18,9 litros, reduciendo así la huella de plástico.

  • El consumo eléctrico de las instalaciones europeas se cubre con energía renovable.

  • Sus soluciones son Zero emisiones, dado que todas las emisiones de CO2 son compensadas con créditos Carbon Neutral.

Todos podemos contribuir de alguna manera a mitigar los efectos del calentamiento global. No te quedes atrás y practica hábitos saludables para ti, tu familia y el planeta.