Consecuencias de la contaminación del agua

Responsabilidad social corporativa


Las consecuencias de la contaminación del agua son muy serias para todos los habitantes del planeta, ya que este elemento es la esencia de la vida en sí. Su papel es vital para que todos los ecosistemas de la tierra funcionen adecuadamente. Si se contamina, el impacto sobre los seres vivos es muy destacado, afectando no solo al uso del agua potable en el entorno doméstico, sino también en sectores como la alimentación, el transporte o el comercio.

Haz click y descarga el ebook gratis "Felicidad en el trabajo"

La contaminación del agua y sus efectos

La contaminación de los recursos hídricos es un grave problema al que nos enfrentamos actualmente. Sus consecuencias son muy negativas, algunas de ellas directas, como:

Escasez de agua potable

La falta de agua que se pueda beber es la causa principal de muerte en la actualidad. Y el problema en principio no parece ir a menos, ya que según la OMS, hoy 4 de cada 10 personas no tienen acceso a agua potable de forma regular, llegando a afectar a siete mil millones de personas de cara a 2050.

Las enfermedades producidas por beber agua no potable hacen que miles de personas mueran todos los años. Casi un 20 % de la población mundial no cuenta con una red de saneamiento pese a que muchas organizaciones estén poniendo en marcha proyectos para abastecer de agua potable zonas con población vulnerable.

De todo el agua que hay en nuestro planeta, solo un 1 % es potable y se puede beber. Y las necesidades básicas de un ser humano (beber, cocinar y atender la higiene) suponen unos 25 litros por persona y día.

Carestía

Otra de las consecuencias de la contaminación del agua es el encarecimiento de muchas actividades productivas, sobre todo las que se relacionan con la producción de alimentos. También aquellas que exigen gran cantidad de agua para funcionar y limpiar la maquinaria.

Al contaminar más agua, se produce una carestía en el agua potable, y con ello las actividades que requieren de ella para funcionar.

Enfermedades infecciosas y no infecciosas

La contaminación del agua contribuye a que proliferen algunas enfermedades que no tienen relación con microorganismos. Metales pesados como el plomo o el cadmio pasan a las cuencas hídricas, y de allí al océano. La cadena alimentaria se contamina con ello y tanto seres humanos como animales sufrimos consecuencias como ciertos tipos de tumores o enfermedades degenerativas.

También se producen infecciones, debido al hecho de que el agua es un medio en el que puede haber patógenos muy peligrosos, que producen enfermedades como el cólera, la disentería o cierto tipo de hepatitis.

Aumento de la desertización

Cuando el agua se contamina también lo hace el suelo. Con ello se destruye la vida, convirtiendo grandes extensiones de terreno antes fértil en desiertos que no pueden albergar formas de vida.

Es una de las consecuencias de la contaminación del agua más acuciantes, pues afecta de forma directa a más de un cuarto de billón de personas, poniendo en riesgo la vida a miles de millones más en unos 100 países, sobre todo los de menos recursos. Esto causa a su vez un aumento del flujo migratorio a zonas en las que en principio aún hay agua suficiente, pero que se pueden ver en peligro también.

Cómo paliar las consecuencias de la contaminación del agua

Para poder afrontar los efectos que tiene la contaminación y escasez de agua potable en el planeta, es necesario analizar las tendencias y organizar un plan de intervención. Según los informes, un 70 % del consumo y contaminación de agua dulce procede de la agricultura, con lo que es imperativo buscar maneras de lograr un desarrollo más sostenible.

Beber agua segura

Afortunadamente, en países desarrollados como el nuestro es completamente seguro beber agua del grifo, además de que existen soluciones como la filtración para mejorar el sabor.

Por otra parte también está el agua mineral natural, que gracias a las filtraciones del suelo nos proporciona agua limpia y segura.

De modo que no es cuestión de alarmar hablando de la contaminación del agua, sino de poner el foco en la necesidad de seguir disfrutando de este elemento vital con total seguridad.