Ideas y propuestas para tu menú de invierno

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


El contraste de las distintas épocas del año es muy acusado. Por lo general, en primavera y verano nos apetece salir y realizar todo tipo de actividades al aire libre. Pero llega el invierno y todo cambia, el frío nos invita a modificar nuestros hábitos de vida, en especial en lo que se refiere al tiempo libre y de ocio:  los paseos por el mar y la montaña se transforman en largas jornadas de televisión y mantita, mientras dejamos pasar las horas tumbados tranquilamente en el sofá. En cuanto al vestuario, guardamos el bikini o el bañador y nos ponemos gruesos pijamas.

Nuestra alimentación, y sobre todo nuestras necesidades y gustos, también sufre notables modificaciones según la época del año en que nos encontremos, Por ello es conveniente adaptar nuestras comidas según el clima y la temperatura, organizando nuestros menús con un patrón estacional.

Al contrario de lo que ocurre en verano, donde sólo nos apetece las cosas fresquitas y ligeras, el invierno es tiempo de platos calientes y contundentes. Caldos, sopas y guisos son algunos de lo platos típicos de los meses fríos, pero con las debidas adaptaciones también pueden ser muy apetecibles cosas más ligeras: como una buena ensalada de pasta.

A continuación te proponemos un completo menú de invierno, muy sabroso, nutritivo y con un toque original,compuesto de entrante, primer plato y postre.

 

Haz click aquí y descarga el ebook gratuito: "Cómo mantener una dieta equilibrada comiendo de tupper"

 

Empezamos con una ensalada de pasta y patatas

Las ensaladas no son sólo para el verano, aunque para que de verdad sean apetecibles, sobre todo para los que no son demasiado "ensaladeros", es preciso adaptarlas a los gustos del invierno, dándoles más cuerpo y completándolas con alimentos de mayor nivel energético.

El verdadero secreto de las ensaladas de invierno consiste en suavizar su temperatura hasta transformarlas en un plato más templado. En verano apetece que los ingredientes estén bien fríos, si es posible recién sacados de la nevera, pero en los días gélidos la cosa cambia, siendo preferible aparcar lo refrescante y degustar unos bocados con sensaciones no tan extremas.

ensalada de invierno

Nuestra propuesta como primer plato o entrante es una ensalada con pasta y patatas. Las ensaladas de pasta lucen mucho en la mesa, son muy fáciles de elaborar y a casi todo el mundo le gustan. Se pueden preparar muchas combinaciones interesantes y originales, como por ejemplo  las siguientes:

  • Pasta y lechugas con sardinas en conserva.
  • Ensalada de pasta con vinagreta.
  • Ensalada de pasta al curry combinada con fruta.
  • Ensalada templada de macarrones.
  • Ensalada variada con patatas, lombarda, salmón ahumado y pomelo.
  • Ensalada de patatas a la sueca, con rábanos, apio, huevo y manzana.

 Sopa de rabo de ternera

¿Quién se resiste a una sopa bien calentita en invierno? Os proponemos elaborar una sopa de rabo de ternera con manzanas y fideos de soja a modo de guarnición en tres sencillos pasos:

  1. Lo primero que hay que hacer es picar la cebolla, la zanahoria y el nabo. Luego se colocan en una bandeja metálica de horno junto con el rabo y los huesos, y se riega todo con un poco de aceite de oliva.
  2. Tras precalentar el grill del horno a 250 grados, se gratinan la carne y las verduras, colocando la bandeja a unos 10 cm de la resistencia durante 15 minutos. Es importante que tomen color pero sin llegar a quemarse.
  3. Finalmente, se traslada el contenido de la bandeja a una olla a presión para que se caliente, cubriéndolo todo con agua. El toque final de distinción se consigue añadiendo la rama de perejil, sal y pimienta.

Bizcocho de invierno con miel y arándanos

Un buen dulce suele ser del gusto de la mayoría de comensales tanto en verano como en invierno. Con ingredientes tan básicos como: harina de repostería, azúcar moreno, miel, aceite de girasol, arándanos desecados, levadura, huevos, yogur, canela y vainilla, es posible preparar un bizcocho delicioso para rematar una buena comida de invierno.

Este es el proceso de elaboración:

  • Primero se enciende el horno a 180º, con calor arriba y abajo.
  • Se prepara un molde tipo plum-cake untado con un poco de mantequilla y espolvoreado de harina.
  • Ponemos los arándanos en un cuenco, los cubrimos de agua y añadimos un chorrito de brandy.
  • Metemos todo en el microondas durante 30 segundos.
  • Lo dejamos reposar.
  • Mezclamos en un recipiente la harina con una pizca de sal, la levadura y la canela.
  • Añadimos los arándanos escurridos y lo mezclamos todo.
  • Se baten los huevos y el azúcar con unas varillas eléctricas durante unos 5 minutos, hasta que estén blanquecinos.
  • A continuación, añadimos y mezclamos la esencia de vainilla, el aceite, la miel y el yogur.
  • Volcamos este batido en el recipiente de la harina y lo mezclamos con una espátula.
  • Lo ponemos todo en el molde de cake preparado y horneamos durante 30 minutos.
  • Para la cobertura: ponemos todos los ingredientes en un cuenco y los introducimos en el microondas durante 50 segundos. Finalmente, lo mezclamos todo muy bien y cubrimos el bizcocho.

¿No os parece un postre perfecto para una tarde de invierno acompañado de una taza de té o café?

 

Post relacionados:

 alimentacion tupper

Alimentación y recetas
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE