Las propiedades del té, una de las bebidas más consumidas del mundo

Agua y Café


Cuando se habla de bebidas conocidas y consumidas en todos los rincones del planeta, no hay dudas acerca de cuáles son las más famosas. Una de ellas es el café, aunque dependiendo de a quién se pregunte, destacará otra como la bebida que más se toma. En cualquier caso, las propiedades del té la convierten en una bebida que también es muy recomendable.

No importa qué tipo de té se consuma, ya que sus propiedades son las mismas. Esto se debe a que todos los tipos de té proceden de la misma planta, y por ello destacan de la misma forma. Algunos destacan por contener determinados compuestos debido al procesado, pero beber té es siempre saludable.

Antioxidante, una de las propiedades del té más destacadas

El té, al igual que ocurre con el café, es una fuente de polifenoles naturales. Estos compuestos funcionan como antioxidantes, reduciendo el efecto de los radicales libres y llegando a retrasar el envejecimiento celular.

Haz click y descarga el ebook gratis "Agua, Bienestar y Saludl"

Además, el té tiene un alto contenido de catequinas, un poderoso antioxidante que se calcula que tiene el doble de efectividad que la vitamina C y es más eficaz que la vitamina E. Por ello, las propiedades del té pasan por ser beneficiosas para prevenir ciertas enfermedades, algunas tan graves como el cáncer.

El té como bebida nutricional

Beber té aporta al organismo minerales como el potasio, magnesio o hierro, entre otros. No sustituye en ningún caso a determinados suplementos que se pueden prescribir en ciertos casos, ni a una dieta equilibrada, aunque es una forma de añadir estos compuestos a la alimentación.

En cuanto a las vitaminas, una taza de té tiene pequeñas concentraciones de vitamina A, C, D y algunas del grupo B.

Efectos estimulantes y relajantes

El té tiene teína, su propia versión de la cafeína, que ayuda a estar alerta y más despiertos. Si se compara con una taza de café, su contenido es bastante inferior, hasta una décima parte de este, pero los efectos se alargan más en el tiempo.

Resulta muy curioso que entre las propiedades del té se puedan destacar la alerta y la relajación a la vez. Y es que en su composición existe un aminoácido que ayuda a combatir el estrés, permitiendo mantener la concentración mientras se está más tranquilo. La actividad cerebral aumenta, y mejora la capacidad mental a la vez que el organismo no se siente alterado.

Otros beneficios del té

Además de estos efectos y propiedades, que hacen del té una de las bebidas favoritas por muchos, se pueden añadir otras ventajas como que es una bebida natural al ciento por ciento, a diferencia de otras que contienen estimulantes, pero también grandes dosis de compuestos sintéticos.

El té no aporta grasa ni calorías, si no se añade azúcar o leche. En este caso, una taza de té con leche desnatada y un endulzante como la Stevia hacen que siga siendo un aporte mínimo.

Por otra parte, una taza de té se relaciona con una conversación, esos momentos de relax durante el trabajo que permiten continuar con la jornada y sentirse a gusto.