A los freelancers y autónomos les es más difícil gestionar el tiempo

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


Ser freelance, es decir, trabajar por nuestra cuenta tiene, indudablemente, muchas ventajas como poder decidir los propios horarios o tomarnos unos días libres cuando queramos sin depender de nadie. Además, los que tienen la suerte de trabajar en casa se evitan madrugones y atascos pudiendo, si así lo desean, estar toda la jornada laboral con ropa cómoda y hasta en pijama, olvidándose de uniformes y molestos trajes.

Sin embargo, los inconvenientes también son muchos: inestabilidad laboral, gastos fijos (cuota de autónomos, materiales, electricidad...), vacaciones no pagadas y, muchas veces, tarifas bastante bajas.

 

La complicada gestión del tiempo del freelance

Un problema añadido de la persona que trabaja por libre, sobre todo el que lo hace desde casa, es el de las dificultades para gestionar el tiempo. Al no tener que acudir a una oficina ni contar con la presencia de jefes, es más fácil dejarse tentar por los ladrones del tiempo, esas constantes posibilidades de distracción que nos brinda la vida contemporánea y su cada vez más omnipresente tecnología: el whatsApp, las redes sociales, las páginas de ocio en internet o la televisión.

Y, en otro orden de cosas, el vecino que constantemente nos molesta pidiéndonos sal y otras cosas que se le ha olvidado comprar o las llamadas de vendedores al telefonillo justo en el momento en que necesitamos una mayor concentración.

trabajo freelancers

 

El problema de base es que la supuesta libertad también es muy dura, apareciendo la temible procastrinación (ir aplazando los trabajos más complicados), el sedentarismo, la ansiedad y los complejos de culpa por una mala gestión del tiempo.

De la peligrosidad para la salud de lo más de tres milllones de personas que trabajan como autónomos en España (aproximadamente 19% de la población ocupada) se ha hecho eco un estudio del hospital de Bellvitge (Barcelona), publicado recientemente. La conclusión fue demoledora: los freelancers tienen el doble de posibilidades de sufrir desórdenes mentales (ansiedad, esquizofrenia, depresión..) que los que trabajan por cuenta ajena.

Para evitar esta mayor vulnerabilidad a sufrir un recaimiento de la salud mental y física, los expertos aconsejan a los autónomos una buena planificación de las tareas, no caer tampoco en un exceso de perfeccionismo y priorizar las tareas importantes.

Por otra parte, siempre que le sea posible, es más que aconsejable que el autónomo ahorre un poco para tener un colchón de reserva en épocas de poco trabajo y, sobre todo, hacer ejercicio y llevar una dietaOtro aspecto fundamental es sociabilizar todo lo que se pueda. Los autónomos lo deben poner en práctica más que nadie porque trabajar todo el día solos y limitar el contacto con otros seres humanos a correos electrónicos y llamadas telefónicas puede resultar aburrido, monónono y hasta deprimente.

Además, frecuentar reuniones sociales ayuda al freelancer a aumentar y potencia su red laboral (networking), lo que puede serle de gran utilidad a la hora de conseguir más clientes. Lo cual redundará, sin duda, en la suma de unas dosis extras de confianza que le ayudarán a ver el futuro con mucho más optimismo.

 

Post relacionados:

 

Noticia
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE