Tener mucha sed todo el rato no es normal: hidrátate

Agua

Lo has escuchado y leído muchas veces: «Nuestro cuerpo se compone principalmente de agua». No es de extrañar entonces, que tengamos incorporado un mecanismo que nos alerte del déficit de líquido: la sed. Las necesidades de agua varían de una persona a otra, así que no vamos a decirte cuánto tienes que beber a lo largo de la jornada. Lo recomendable es escuchar al propio cuerpo para mantenernos hidratados y usar el sentido común. Pero si de repente tu sed es demasiado persistente, deberías prestarle atención a la causa. Tener mucha sed todo el rato no es normal, en este artículo te contamos por qué.

Haz click y descarga el ebook gratis "Agua, Bienestar y Saludl"

Somos agua

Aunque varía según las circunstancias de cada persona, la proporción media universal de agua en el cuerpo humano es de dos tercios. Dicho de otro modo, en una persona de 70 kilos, más de 45 serán de agua. Como ya sabrás, no podemos conservar toda esa agua en el cuerpo. Gracias a ella, eliminamos desechos disueltos que podrían ser dañinos para nuestro organismo.

¿Sabías que no solo eliminamos toxinas y agua a través de la orina? Las heces, los poros de la piel y los pulmones también desechan agua. En el caso de los poros, evaporándola; en el de los pulmones, eliminando vapor de agua que procede de las mucosas de las vías respiratorias cuando respiramos. 

Así que, para recuperar todo el agua que el cuerpo renueva, tenemos que hidratarnos. La necesidad de hacerlo es lo que se conoce como sed. Básicamente, la sed es la necesidad de ingerir líquidos y está controlada por el hipotálamo. La orden de beber que envía el hipotálamo puede deberse a dos factores: que haya un déficit de agua en el organismo o un exceso de sales. Por esta razón, el cuerpo cuenta con dos sistemas de detección diferentes que se conectan con el hipotálamo. Y por eso, hay comidas que dan mucha sed, y realizar actividades que causan transpiración, también.

Necesitamos hidratarnos

¿Te han recomendado alguna vez tomar 8 vasos de agua al día? Esta es quizás una buena referencia del agua que una persona necesita, pero hay muchos factores que pueden hacer que una persona adulta necesite más o menos agua. Además, debes contar con que no solo el agua nos hidrata; ¿sabes cuáles son los alimentos con mayor poder hidratante

Por lo general, para saber si te mantienes hidratado, es importante tener en cuenta dos cosas:

  1. Casi nunca tienes sensación de sed.

  2. Tu orina es incolora o de color amarillo claro.

Si por el contrario la sensación es la de tener mucha sed todo el rato, debes saber que no es normal. Puede deberse a múltiples causas, algunas podrían estar relacionadas con enfermedades. Veamoslas.

Causas que provocan tener mucha sed todo el rato

La sensación de sed insaciable es normal cuando el organismo pierde líquidos. Esto puede ocurrir por los siguientes factores: 

  • Alimentación: Una dieta con alimentos ricos en sodio puede provocar mucha sed. Tu cuerpo detecta una alta concentración de sodio y le ordenará a tus riñones que lo expulse. Para ello, requerirá mucha más agua de lo normal; por lo que tendrás más sed. 

  • Deshidratación: Se produce cuando sudas de un modo excesivo o tienes síntomas como vómitos y diarrea. El organismo pierde líquido y es necesario recuperarlo. Además de tener mucha sed todo el rato, experimentas sequedad en los labios y boca, te faltan las energías y tienes calambres.

  • Ansiedad: Situaciones que producen ansiedad o ponen a prueba nuestros nervios también pueden provocar mucha sed.  

Si tu sed se ha vuelto insaciable, es probable que sea un síntoma de algún problema de salud en el que no has reparado. Si percibes una sensación persistente de sequedad en la boca, y la sensación de tener mucha sed todo el rato no cesa, aunque bebas agua, lo mejor es consultar con tu médico de cabecera. Algunas enfermedades tienen como síntoma una sed desmedida.

  • Anemia: Solemos relacionar la falta de hierro en el organismo con la anemia. Este trastorno provoca una carencia de glóbulos rojos sanos, lo que dificulta la buena distribución del oxígeno por todas las células. El cuerpo trata de compensar la pérdida de líquidos provocada por la pérdida de glóbulos rojos exigiendo la ingesta de líquidos.

  • Diabetes: Tener muchas sed y necesidad constante de orinar puede ser una señal de alerta para la diabetes. Esta enfermedad provoca una acumulación de glucosa que obliga a los riñones a realizar mayor actividad. De esta forma, se filtra y absorbe el exceso de azúcar en sangre. Los riñones trabajan con más intensidad y si no dan abasto, se produce deshidratación en el paciente. Es necesario un tratamiento para regular la glucosa.

  • Hipertiroidismo: La glándula tiroidea controla el metabolismo del cuerpo. La sensación de sed excesiva podría ser síntoma de una tiroides hiperactiva, ya que un aumento de los ritmos del organismo es lógico que demande, entre otras cosas, líquido.  

Ya has visto que hay varios motivos para tener mucha sed todo el tiempo. Es importante estar alerta ante los síntomas de tu cuerpo y no esperar a tener sed para beber. Existen muchas estrategias para acordarte de la necesidad de beber. Entre ellas, tener siempre disponible una fuente con agua fresca lista para saciar tu sed.