Viajes de incentivos: una buena inversión para mejorar la motivación y la productividad

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


Actualmente, los viajes de incentivos son mucho más que un simple detalle con los trabajadores. Han ido evolucionando hasta convertirse en una poderosa herramienta de marketing interno que puede ayudar a: mejorar la productividad de la empresa, potenciar la motivación de los trabajadores, mejorar el ambiente laboral, realizar acciones de formación, fidelizar a proveedores y clientes o fortalecer la imagen y marca corporativas.

 

Objetivos de los viajes de incentivos

A medida que han ido evolucionando y haciéndose más sofisticados, los principales objetivos que las organizaciones pretenden conseguir con este tipo de viajes son:

  • Mejorar la rentabilidad y la productividad. Cualquier tipo de acción o inversión llevada a cabo por una empresa busca siempre aumentar la rentabilidad y los viajes de incentivos no son una excepción. En este sentido, incentivar con un buen viaje a un empleado, ya sea de la fuerza de ventas o de otro departamento, u ofrecérselo a un cliente a modo de obsequio, siempre se ha considerado una buena manera de mejorar la productividad de cualquier empresa.
  • Fortalecer la moral y la motivación de los empleados. El premio de un viaje puede ayudar a: subir el ánimo de los empleados, que se sientan más implicados con la empresa y, lo más importante, mantener su motivación.
  • Mejorar el ambiente de trabajo. Un viaje es una actividad que fomenta la creación de un clima más positivo y cordial, ayudando a mejorar la comunicación, limar asperezas y reforzar el compañerismo.
  • Promover el trabajo en equipo. Un viaje de trabajo puede convertirse en una excelente oportunidad para ensayar técnicas de colaboración grupal, ejercitar nuevos roles o buscar líderes, en especial si se organizan las actividades adecuadas o se cuenta con los servicios de un coach.
  • Hacer networking. Pocas actividades hay mejor que un viaje para establecer nuevos  e intensos contactos entre colegas de profesión, clientes y proveedores.

Cómo hacer más rentables los viajes de incentivos

Un viaje de incentivo es un proyecto empresarial a pequeña escala, el cual requiere una inversión con el fin de conseguir una serie de beneficios esperados. De ahí la importancia de elaborar un completo y objetivo plan de negocio donde se involucren los distintos profesionales y departamentos.

La más recomendable es trata de alinear los objetivos de los viajes de incentivos con la misión global de la empresa y una estrategia integral de comunicación que implique a los distintos departamentos: marketing, recursos humanos, gestión, etc.

viajes incentivos

Otra cuestión clave es la comunicación. Para que sea eficaz, un viaje de incentivos debe comunicarse adecuadamente a toda la cadena de valor involucrada: empleados, proveedores, clientes reales y potenciales, socios, etc.

Como conclusión, remarcar que todos estos objetivos pueden concentrarse en uno solo: convertir el viaje de incentivo en una potente herramienta de marketing tanto interno como externo, que sirva para motivar a todos los actores implicados y proyectar una excelente imagen corporativa.

 

Post relacionados:

Team Building
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE