Qué es el cansancio laboral y cómo prevenirlo

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


¿Has sentido alguna vez la sensación de que, de golpe, has perdido la motivación en el trabajo? ¿Te pasas la semana contando el tiempo que te queda para las vacaciones o, incluso, para el próximo día de descanso? ¿Sientes un exceso y continuo cansancio físico o mental?

A esta situación se la conoce como fatiga o cansancio laboral y es tan frecuente, (probablemente casi todos la padecemos en alguna ocasión, que ha pasado a considerarse como normal y propio de la vida tan acelerada que llevamos.

 

Los síntomas de la fatiga laboral

Precisamente por presentarse de forma tan frecuente y recurrente en gran parte de las personas que trabajamos, en la mayoría de ocasiones a la fatiga laboral no se le da la importancia que realmente, considerándola como un desgaste natural físico y mental propio del trabajo.

Pero la realidad es que una situación de fatiga laboral prolongada puede convertirse en crónica, derivando en serios problemas de salud como: estrés intenso, fibromialgia y hasta enfermedades cardiovasculares. Por este motivo, debemos ponernos alerta cuando empezamos a notar algunos de los síntomas siguientes:

  • Dolores de cabeza, de espalda y tensión en los hombros.
  • Falta o exceso de apetito.
  • Dolores musculares.
  • Exceso de sueño.
  • Falta de productividad o eficiencia en las tareas laborales por cansancio mental.
  • Nos encontramos muy irritables y molestos por todo, tanto por asuntos relacionados con el trabajo como por otras cuestiones.
  • Reacciones agresivas,
  • Sensaciones de desánimo, depresión y desmotivación.

fatiga laboral

Cuando esta esta fatiga comienza a invadir las áreas personales de nuestra vida, como las relaciones sociales y familiares y nuestra vida personal, esto debería hacernos encender todas las alarmas. Pueden llegar un punto que ya no disfrutamos con aquellos hobbies que antes nos relajaban y entusiasmaban, nos cuesta horrores salir y discutimos con demasiada frecuencia con nuestra pareja, hijos o amigos.

¿Qué se puede hacer para prevenirlo?

Como hemos dicho, en ocasiones el cansancio laboral no solo afecta a las horas que pasamos en el trabajo, sino que va más allá, influyendo negativamente en nuestra vidas diaria. Llegados a este punto, hay que ponerle remedio urgentemente.

Lo primero que tenemos que hacer es analizar y evaluar la situación, con preguntas del tipo: ¿Por qué me estoy desgastando tanto al hacer esto?, ¿Es necesario sentirme tan estresada?, ¿Es posible que tome un descanso? ¿Estoy afectando mi vida profesional y personal con el exceso de trabajo?

La respuesta sincera a estas cuestiones nos ayudará a comprender qué esta sucediendo con nosotros y será más fácil poder relajarnos, tomar un descanso y disfrutar un poco más del trabajo y de la vida.

Además, los siguientes consejos, fáciles de seguir y asequibles para todos, pueden ayudarnos a normalizar la situación:

  • Dormir y descansar bien.
  • Comer sano y hacer ejercicio, ya que esto ayuda a relajar el cuerpo y a descargar tensión.
  • Hidratarnos correctamente tanto en el trabajo como fuera de él.
  • Hacer descansos cortos en el trabajo, alternándolo con actividades que nos sean agradables.
  • Aprender a delegar trabajo a los demás.
  • Organizar nuestro día con una agenda o lista de pendientes.
  • Disfrutar y olvidarse completamente del trabajo en días de descanso.
  • Tomar vacaciones regularmente y aprovecharlas lo mejor posible.

Y sobre todo intenta desdramatizar los problemas laborales. Si recurres a tus experiencias pasadas y de las personas que conoces, te darás cuenta que siempre hay una solución.

 

Post relacionados:

 

Noticia
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE