Cómo hacer un capuchino paso a paso

Café

Un buen capuchino es uno de esos pequeños placeres que le ofrecen a los amantes del café un momento especial… Además, es una manera estupenda de disfrutar de los beneficios de un buen café. Pero, ¿cómo hacer un capuchino? Parece sencillo pero tiene un secreto: su espuma cremosa. En este post te vamos explicar cómo hacer una buena taza de capuchino para que te deleites con tu manera favorita de tomar café.

Haz click y descarga el ebook gratis "Recetas frescas y sanas"

Paso a paso: cómo hacer un capuchino perfecto

1.- Elige materia prima de primera calidad

Es muy importante seleccionar productos de primera calidad para elaborar una buena taza de capuchino. Tanto la calidad del grano de café, como la de la leche que elijas para elaborar un buen capuchino van a resultar determinantes.

2.- Prepara la leche espumada para que quede cremosa

El secreto principal para saber cómo hacer un buen capuchino es la correcta preparación del espumado de la leche. Para ello, debes proceder a espumar la leche en una jarra de acero inoxidable. La temperatura ambiental es la ideal para preparar la leche espumada y debes utilizar la lanceta de vapor de una máquina de café profesional para proceder al correcto proceso de espumado de la leche. Algunos consejos más que podemos darte son: 

  • La espuma de la leche no debe tener burbujas grandes ni medianas
  • Debe quedar espesa, con microburbujas que le den un aspecto final más cremoso que líquido. Ha de obtenerse como resultado una espuma tan espesa que permita recogerla con una cucharilla de café como si de crema se tratara.
  • La leche debe llenarse aproximadamente un tercio de la jarra de acero inoxidable. Procede entonces a meter la lanceta un centímetro aproximadamente en la leche.
  • Procede a calentar la leche con lanceta y cuando veas que está templada (también se sabe porque el sonido de la jarra empieza a cambiar con el calor), procede a inclinar unos 45 centímetros la jarra de leche y subirla y bajarla a ras de la lanceta a modo de batidora pero con suavidad, despacio. ¡Este paso es clave para una espuma perfecta!
  • Verás cómo comienza a aparecer la espuma enseguida y al mantener la lanceta hirviendo unos segundos más conseguirás que la espuma se espese hasta quedar en su punto. 

Por su puesto, como todo arte, se trata de una cuestión de práctica y de dejar la espuma a tu gusto, pero es necesario que pongas especial atención al espesor de la espuma ya que es uno de los placeres preferidos de los buenos amantes del capuchino.

3.- Decora tu capuchino con el aroma que prefieras

Es muy habitual espolvorear un poco de chocolate en polvo, vainilla o canela encima de la leche espumada. De hecho, existen artistas que realizan auténticas obras de arte con unos pocos toques de muñeca; el espesor de la espuma hace que sea muy sencillo poder poner un toque creativo a una taza de capuchino. Hay personas que encuentran en este toque final el modo ideal de añadir un toque variado a su taza de café favorito. ¿Cuál sería tu manera preferida de decorar tu taza de capuchino?
 
Ahora que ya sabes cómo hacer un capuchino por fin puedes preparar una taza en casa ¡y con un resultado profesional que querrás disfrutar con los tuyos o solas!