Latte art: una técnica artística tan efímera como deliciosa

Café


Seguro que ya has degustado más de una vez un café latte con un bonito diseño en la superficie que forma la espuma de leche. Hay baristas que son auténticos artistas y, si te has cruzado con alguno de ellos, es probable que incluso te haya dado lástima beberte sus efímeras creaciones. En este artículo te contamos qué es el latte art, o arte del latte, y todos sus secretos.

Haz click y descarga el ebook gratis "Recetas frescas y sanas"

Qué es el latte art

El latte art no es más que la técnica con la que los baristas consiguen crear diseños originales encima del café. Concretamente, sobre un espresso; y, por lo general, para obtener un latte —aunque también lo puedes encontrar en macchiatos, mocas o capuchinos—. Es quizás la faceta más vistosa del trabajo del barista y, actualmente, toda una tendencia en el mundo de la hostelería. 

¿Conoces el oficio de barista? El término seguro que te suena. La palabra es de origen italiano y se emplea para denominar a la persona especializada en la preparación de espressos y capuchinos. Además, un barista, es capaz de determinar todas las propiedades de la deliciosa bebida que es el café; desde el sabor a la acidez pasando por la consistencia y el aroma.

El latte art se empezó a popularizar en la década los ochenta del pasado siglo. Entonces, solo los más reputados baristas eran capaces de obrar el milagro artístico con la crema de leche. En la actualidad, es una técnica muy difundida —existen incluso competiciones internacionales— y cualquier persona con algo de práctica puede terminar realizando diseños más que decentes. Sin embargo, no todo es cuestión de estética. La técnica del arte barista tiene sus propios secretos. 

Las tres claves del latte art

Todo barista tiene que manejar a la perfección tres elementos si quiere dominar el latte art. Sin ellos, la creatividad y la sensibilidad artística no servirán de mucho. Si te interesa la técnica, toma nota. 

1. La crema

Uno de los secretos del latte art es la transformación de la leche en una emulsión o crema. Una textura de micro espuma es la ideal para realizar dibujos en el café. Imagina que el espresso es el lienzo, y la espuma el pincel y el material con el que se pinta. Para lograr una crema perfecta se necesita controlar la temperatura de la leche —es recomendable tener un termómetro—, una jarra de acero inoxidable y el vaporizador de la cafetera a punto. 

2. El espresso

Una vez que la leche está cremada, es el turno del café. Recuerda las pautas para hacer un buen café. La perfecta emulsión es el resultado de la selección de una buena variedad, un tueste natural, una molienda ajustada y un agua de calidad —mejor si es de manantial—.  

3. La técnica

Existen dos formas de lograr diseños con la espuma de leche. El más utilizado es al que llamamos propiamente latte art, o vertido libre, y consiste en verter la leche sobre la taza que tiene el espresso de forma que se vayan creando los diseño. Para realizar la técnica correctamente se deben tener en cuenta cuatro elementos básicos:

  • Posición: Es importante verter la leche sobre el café en la parte central de la taza, hacerlo a los lados puede provocar la pérdida de estructura y consistencia de la espuma.

  • Altura: Para verter la leche y su espuma en el espresso hay que procurar una anchura de flujo y una altura determinadas. En el primer caso, piensa en la anchura de un cordón de zapato, en el segundo unos 5 cm por encima del café. 

  • Flujo: La caída de la leche debe ser lenta y suave, así se evita que se rompa la capa de espuma.

  • Control: Dominando los tres elementos anteriores se tiene el control sobre la leche. Después no hay más que practicar de forma constante.

Vertiendo la leche teniendo en cuenta estos elementos, el barista puede lograr patrones con el movimiento de su muñeca. Algunos de los resultados más comunes es el dibujo de una rosetta o un corazón.

La otra técnica se llama etching. Dado que no es necesario tener dominada la técnica del vertido, se considera que es la más sencillas de las técnicas del latte art. Para lograr los diseños se utiliza una plantilla o patrón colocado sobre la espuma sobre el que se vierte canela, o cacao en polvo. Además, se puede usar jarabe de chocolate y es habitual rematar los diseños con la ayuda de un palillo. 

Cómo puedes hacer tus pinitos en el latte art

Como ves, el arte del barista implica conocer una técnica compleja. Sin embargo, puedes utilizar sus bases y crear tus propios diseños con plantillas. Puedes comprar plantillas para capuchino en muchas tiendas online o animarte a hacer las tuyas propias con cartón o cartulina. De este modo puedes, incluso personalizarlas, con un logo, un nombre… 

Tanto en el ámbito laboral —por ejemplo, si en tu empresa se organizan cofee break — como el personal, preparar un rico latte con un bonito diseño puede traerte muchos beneficios. ¿Te apuntas al arte del latte?