Hidratar a los trabajadores para engrasar el engranaje de productividad empresarial

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


mejora continuaBeber suficiente agua es esencial para la salud en todos los ámbitos de la vida, y por este motivo también lo es para la salud laboral y para tener un buen rendimiento en el trabajo y para mejorar de forma continua.

El cuerpo pierde a diario entre 2,5 y 3 litros de agua, y esta agua debe reponerse de forma constante para que el cuerpo pueda realizar sus funciones con normalidad y para mantener así la salud.

Es importante tener en cuenta que la sensación de sed aparece cuando el cuerpo ya ha empezado a deshidratarse, por lo que resulta crucial beber agua con la máxima regularidad posible, y evidentemente incluso cuando se está en el trabajo, sin esperar a sentir sed.

En el momento en que una persona empieza a sentirse sedienta, significa que cuerpo ya ha empezado a deshidratarse, y que ya ha perdido a un nivel de entre 0,8% y 2% de su peso.

El agua es uno de los recursos más efectivos y sencillos para estar concentrado en todo momento y ante cualquier situación, tanto en el trabajo como en casa. Aunque en este sentido, el café y su cafeína puedan parecer más efectivos para mejorar la concentración, varios estudios demuestran que la deshidratación de tan solo un 1 o 2 % puede disminuir el rendimiento físico y mental de los trabajadores, y afectar de forma negativa a su productividad y eficiencia.

Además de la falta de concentración, cuando el cerebro no está correctamente hidratado, se sufren dolores de cabeza y una disminución de la memoria a corto plazo, e incluso pueden verse reducidas la capacidad para el cálculo y la velocidad de sus movimientos. Además, se ha comprobado que estos efectos a menudo se acompañaban de un aumento del cansancio.

Por este motivo, la instalación de una fuente de agua en la oficina para poder ofrecer agua de forma gratuita y siempre disponible a los trabajadores de una empresa es la forma más fácil de incrementar el rendimiento de los empelados, con todas las consecuencias beneficiosas que ello tiene para una empresa. Y es una forma sencilla de conseguir trabajadores cada día más eficientes.

Basta, por lo tanto, con hidratar a los trabajadores para engrasar así el engranaje de la productividad y mejorar de forma constante su rendimiento

Post relacionados:


Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE