Te explicamos las claves del IRPF de los autónomos

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Si eres autónomo o te estás planteando darte de alta, este artículo te interesa, puesto que te vamos a dar la información básica sobre el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)  y cómo afecta al trabajador autónomo.

 

 

¿Qué es el IRPF?

Es el impuesto más general e importante, puesto que grava, es decir, recauda un porcentaje de las rentas obtenidas durante un año por las personas físicas. Se caracteriza por ser de carácter progresivo, es decir, cuanto más ganas más pagas.

 

¿Como afecta el IRPF a los autónomos?

Al contrario de los trabajadores por cuenta ajena, a los que se les retiene un porcentaje de IRPF de la nomina según unas tablas establecidas por la Agencia Tributaria, los autónomos deben aplicar la retención directamente de las facturas.

Tras la reforma fiscal, los porcentajes de IRPF que les corresponden a los trabajadores autónomos son los siguientes:

  • Como norma general, un 21% de cada factura.
  • Si las rentas del autónomo no alcanzan los 15.000 euros anuales, pueden tributar al 15%.
  • Los nuevos autónomos puede aplicar un 7% durante los tres primeros años de actividad.

 

¿Cómo debe liquidar el autómono su IRPF?

En el caso de que el autónomo se rija por estimación objetiva debe usar el modelo 131, mientras que si lo hace por estimación directa tendrá que rellenar el modelo 130. El poder acogerse a una u otra modalidad depende de determinadas circunstancias

Para poder acogerse a la estimación objetiva la actividad profesional elegida por el trabajador autónomo tiene que estar incluida en la Orden Anual del régimen de estimación objetiva, y también existen una serie de limitaciones en la cifra total del negocio o facturación anual realizada.

indice de productividad

Los gastos deducibles para autónomos cuando declaras

Si eres autónomo, debes saber que existen una serie de gastos que te puedes deducir, como por ejemplo:

  • Aprovisionamiento para tu negocio.
  • Alquiler de locales.
  • Contratación de servicios profesionales externos.
  • Conservación o reparación de maquinaria.
  • Salarios y sueldos de los trabajadores (en el caso de que tengas personas contratadas).
  • Etc.

Eso sí hay que tener en cuenta que no todo es deducible, ya que los gastos que si pueden hacerlo dependen de una serie de circunstancias:

  • Únicamente son objeto de deducción aquellas compras que tenga lugar como consecuencia del desarrollo de tu actividad profesional.
  • Las deducciones dependen del ámbito de trabajo al que te dediques.
  • Siempre debes justificar los gastos a través de su factura correspondiente.
  • Debes reflejar todos los gastos en el libro de registros.

Aunque obviamente también tiene algunas desventajas, muchas personas optan por hacerse autónomos con el fin de: ganar autonomía, ser su propio jefe y no tener las limitaciones propias, a nivel de horarios y otra cuestiones, de los trabajadores por cuenta ajena.

Además de las competencias profesionales, para ser autónomo es preciso poseer una mentalidad y actitud emprendedora, mucha autodisciplina y un carácter fuerte que permita hacer frente a los muchos problemas y adversidades que se va a encontrar en su día a día durante el ejercicio de su actividad profesional.

 

Post relacionados:

 

[cta_generico id=14077]

Gestión empresarial
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE