Fuentes de agua fría, los previos de la higienización

Agua y Café

fuentes de agua

Las fuentes de agua de las oficinas, como las que se pueden encontrar en entornos corporativos como oficinas y grandes centros de trabajo, deben limpiarse con regularidad con el fin de garantizar la inocuidad de su uso humano.

La tarea de limpiado consiste en una higienización, y se trata de un proceso de limpieza a fondo del que casi siempre se encargan las empresas que suministran los depósitos de las fuentes de agua de oficina, y que está incluida dentro de sus servicios.

No obstante, hay métodos de higienización que, con las instrucciones adecuadas y unos medios de limpieza testados, se entregan a los propios clientes para que realicen esta limpieza de forma regular y con todas las garantías.

Los usuarios que se dedican a la higienización de sus equipos, por lo tanto deben aplicar unas normas básicas elementales:

  • Iluminación. El trabajo de higienización tiene que realizarse bajo una iluminación suficiente para que se puedan realizar de forma efectiva todos los pasos de limpieza.
  • Herramientas. Hay que disponer de todas las herramientas suministradas o aconsejadas por el instalador o fabricante en los folletos de las instrucciones. Asimismo, también hay que tener a mano y en orden todos los recambios y componentes necesarios para el mantenimiento de las fuentes de agua fría por si hay que utilizar alguno.
  • Higiene. Es importante realizar todo el proceso de higienización utilizando guantes de vinilo o, si no se dispone de ellos, lavarse las manos a conciencia antes de tocar ninguna pieza de la máquina e iniciar el proceso. Es importante lavar también las herramientas y los componentes necesarios para la higienización.
  • Bolsas. Las bolsas en las que se sirven los recambios están cerradas herméticamente y, por lo tanto, su inocuidad está garantizada, por lo que es importante lavarlas con cuidado y rechazar las que estén abiertas o rasgadas por accidente.