Higiene de las fuentes de agua: conoce todo sobre su mantenimiento y cuidados

Agua y Café


Si tienes un dispensador doméstico puedes garantizar tu hidratación y vitalidad diaria con agua mineral de calidad. Tu bienestar familiar se verá incrementado con la seguridad mediante un correcto proceso de limpieza. Si piensas en la higiene de las fuentes de agua, ¿sabes cuál es el método más adecuado para ellas?

Higiene de las fuentes domésticas: cuidados y mantenimiento para su óptimo funcionamiento

¿Puede ser un problema la limpieza de los dispensadores de agua domésticos?, ¿es realmente importante el mantenimiento? Si te estás planteando estas cuestiones, resolvemos tus posibles dudas.

Las fuentes de agua para hogares son una herramienta práctica y sencilla para acceder a agua mineral siempre que la necesites. Además, ocupan poco espacio, su acabado es actual y discreto, y su funcionamiento es muy intuitivo. La higiene y conservación siguen la misma línea. Solo tienes que tener en cuenta unos sencillos y básicos pasos.

  • Quitar el polvo acumulado puntualmente. Con una bayeta húmeda y limpia, para evitar que se traspasen bacterias, se retira el polvo de la semana y se impide con este gesto que se puedan almacenar motas en las rendijas.

  • Evitar productos de limpieza agresivos. Los componentes de algunos de estos productos pueden resultar muy fuertes, dañinos o corrosivos. Lo más adecuado es mojar una bayeta con un poco de agua y limpiar la fuente de agua.

  • Encontrar una ubicación adecuada para el dispensador doméstico. Es aconsejable evitar el contacto del dispositivo con productos químicos que desprendan olores fuertes y en espacios cerrados cuyo aire pueda estar adulterado. Estos ambientes saturados pueden provocar un sabor no adecuado si las partículas volátiles del aire se adhieren a partes como las llaves de paso. Tampoco debe situarse la fuente en un lugar donde reciba sol directo.

  • Es preferible cambiar una pieza antes que arreglarla. Debido a cuestiones de higiene y seguridad es mejor renovarla por una nueva que esté en perfectas condiciones.

  • Contactar con atención al cliente en caso de avería. Afortunadamente son poco frecuentes, pero ante cualquier problema o anomalía de funcionamiento la opción aconsejable es llamar al servicio técnico profesional. Agua Eden ofrece un servicio gratuito y personalizado de atención al cliente. Un equipo de profesionales asesora sobre cualquier duda en relación a la higienización de las fuentes o reparaciones, y también sobre cuestiones como solicitudes de reposición de garrafas de agua.

  • Conocer el método de higienización adecuado para nuestro dispensador. Es uno de los secretos para una limpieza 100% segura. Cada fuente requiere de un procedimiento propio. Por ejemplo, hay casos en los que se cambian los grifos, por ser piezas que están en contacto con el agua, y el tanque se limpia en profundidad con un producto especializado para alimentación. Mientras que en los dispensadores con sistema cerrado “water trail”, este se cambia por uno nuevo. En cualquier caso es un profesional el encargado de realizar las higienes pertinentes.

El mantenimiento regular del dispensador de casa es importante para garantizar su adecuado funcionamiento, mantener la calidad y el buen sabor del agua que se consume y evitar posibles contagios por bacterias.

Ebook gratuito: "Cómo mantener una dieta equilibrada comiendo de tupper"

 

¿La limpieza de los dispensadores domésticos es diferente según cada dispositivo?

Actualmente existen varias soluciones para acceder a agua de calidad en los ambientes particulares. Quizás la higienización y el cuidado sea uno de los puntos clave que haga decantarse al usuario por uno u otro sistema. Veamos qué caracteriza a las demás alternativas.

  • Bidones de agua. Están compuestos por un bidón de agua en la parte superior y una base con uno o dos grifos. Requiere tareas básicas de limpieza y resolución de averías.

  • Fuentes de agua conectadas a la red pública. Permiten obtener agua de la red pública y mediante un filtro mejoran su sabor y calidad. Precisan de revisiones periódicas y actuaciones técnicas por parte del personal especializado, aunque sin coste elevado ni gran complejidad. Las acciones de mantenimiento consistirían en la higienización (desinfección interior y exterior), cambio de filtros (periódicamente para garantizar el apropiado filtrado de sustancias nocivas, impedir el mal sabor y evitar los malos olores) cada 6-12 meses y post-filtro anualmente, y puesta a punto (revisión periódica e íntegra del estado general).

  • Fuentes de osmosis inversa. Además de los dispositivos convencionales podemos encontrar este tipo de fuentes que tienen una membrana osmótica encargada de filtrar metales pesados presentes en el agua, como el aluminio o el mercurio. Este filtro extra precisa añadir una actuación de mantenimiento más: el cambio de dicha membrana cada 3 o 4 años o cuando se aprecie un excesivo deterioro.

Estas simples normas sobre desinfección y mantenimiento de tu fuente doméstica contribuirán a preservar su funcionalidad al máximo rendimiento y el mayor tiempo posible. Son cruciales para que las características del agua mineral no se vean mermadas pero igualmente son tareas elementales que no te costarán esfuerzo ni quitarán mucho tiempo.

Esperamos que estas recomendaciones te hayan sido de utilidad y te ayuden a saber cómo actuar en caso de tener algún problema.